Atención

Hector Sanmiguel


Resultados para el mes de " DE 2014"



, 14:53

Otoño

Publicado por Hector Sanmiguel  |  0 comentarios  


Una bandera clara hondea suavemente el fino viento cálido, colgada a más de 2000 metros del fondo del valle. Un mástil de madera, ya viejo, sostiene su cuerpo rasgado, tratado por los duros inviernos y los metros de nieve y hielo, por el sol cegador y el calor asfixiante.

Pero ella hondea sola, hondea libre, mecida por las brisas se deja llevar, en cierto modo esclava del aire pirenaico del otoño. Sólo los pájaros se atreven a mirarla desde su misma altura, el resto debemos tratar de observarla desde abajo, con el cuello apuntando muy alto y los pies aún en el fondo del valle.

Los botes de nocilla se acumulan en la esquina de nuestro pequeño salón, uno sucede al siguiente y creo que sueñan con llegar a rozar algún día el techo. Debo de estar compuesto por esta sustancia casi mágica y maldita al mismo tiempo, con un castillo de envases en sólo un mes y medio ensuciando este antaño precioso salón. Intento que esa energía me acompañe durante mis incursiones por el Pirineo, con ... seguir leyendo »


Envía tu comentario (0)
Enviar a un amigo     Imprimir este Post


, 19:45

Fiesta en el Pamir - Parte 5

Publicado por Hector Sanmiguel  |  0 comentarios  


Los sherpa-mongoles tienden a cogerme algo de respeto. El temor espectante hacia mi persona ha dejado paso a un conocimiento consecuente a los días que llevamos juntos. Los yaks y los perros me siguen odiando, mi calor tiende, raramente, hacia lo humano en estos días. Con lo que no sufro pena ninguna al ver un trozo de carne de animales negros y lanudos en mi plato.

Mis pulmones se agitan fuertemente dentro de las costillas al correr al lado de los burros. Esta sufrida e intensa experiencia me ha hundido físicamente, pero ayudado a ganas unos cuantos enteros respecto a la manada de sherpas que me intentaban lanzar fuera de la serpenteante senda al comienzo del valle. Mis carreras matutinas acompañando a estos animales (los burros), me han proporcionado un buen caldo de cultivo para el reconocimiento de estas rudas personas, nuestras manos se entrelazan al final de los días y nuestras caras ya son conocidas.

La mejor aclimatación es aquella en la que te ves muriendo rodeado ... seguir leyendo »


Envía tu comentario (0)
Enviar a un amigo     Imprimir este Post

Sobre este Blog
Blog creado por Hector Sanmiguel el 15/06/2014

http://hectorsanmiguel.wordpress.com Correr por las montañas como poesía. Cuando una imagen ya no vale más que mil palabras… La estupidez de las cimas sólo superada por la estupidez de los valles.


Archivo

Enlaces

Últimos comentarios