Atencin

 

     

, 17:43

POBRE KATHMANDU.

Publicado por Grupo SSM  |  0 comentarios


Vuelvo a Kathmand y, como siempre desde aquella primera ocasin en 1980, en la visin que de la ciudad registro se sobreponen una y otra vez los ojos del mdico a los del turista o los del montaero. Y no es que la ciudad haya perdido encanto o misterio, no, que cuantas ms veces vengo, ms ntima y sosegadamente lo aprecio. Pero es que esta ciudad sigue consituyendo para mi la anttesis del ms elemental concepto de higiene y sanidad pblicas que pueda albergar no ya un mdico, sino cualquier europeo medio.
El epteto que mejor define a Kathmand es el de abigarrado. Aqu todo se amontona: las casas, las calles, los templos, los monumentos, los habitantes, los turistas, los animales, los vehculos, las basuras por las calles, los comercios, las obras y cuanto imaginarse pueda, creando un tropel y un barullo difcil de describir. Pasear por las calles de la ciudad se convi
erte en un arriesgado ejercicio al que, en las zonas ms antiguas, carentes de alcantarillado, se une la posibilidad de que te echen encima el contenido de un orinal al grito de aua va! del Medioevo.
Pensar que lo que te comes sea vendido en los comercios del ramo que te encuentres a tu paso,quita el apetito. Los urinarios pblicos son para no entrar y salvo los buenos restaurantes para turistas aparecidos en los ltimos aos, es imposible describir la mugre que hay en lo que ellos utilizan como comederos. Las fuentes de agua, los pozos, los baos pblicos, explican perfectamente el alto riesgo de gastroenteritis que uno corre, con slo tocar el agua que hay en ellos. Aunque actualmente, es posible superar a base de agua mineral embotellada la estricta norma de hace unos aos de: o agua hervida o cagalera; pero no te fes, pa porsia.







En fin, mejor que contarlo, ilustro lo que digo con unas fotos que hagan comprender el porqu de los terrorficos datos del 46% de mortalidad infantil, el 60% de disenteras y la esperanza media de vida cifrada en los 47 aos. Es difcil ver viejos por las calles y, desde luego, no hay jubilados. An as, merece la pena verlo. Eso s, los escrupulosos mejor abstenerse.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Grupo SSM el 19/04/2010



Archivo

Enlaces

ltimos Posts