Atencin

 

     

, 06:26

Ultima Hora. Entre la noche y el da del 27 al 28 de Abril.

Publicado por Grupo SSM  |  0 comentarios


Anoche, ni el sper jefe Jong con todo su podero econmico, su impresionante despliegue econmico y humano, y su manifiesta buena voluntad al frente de su gabinete de crisis al completo, pudieron ayudarnos. La bajada del Annapurna se convirti al final en una retirada descontrolada en la que tras casi 24 horas de esfuerzos interrumpidos a mas de 7.000 metros de altura, cada uno de los participantes no poda hacer mucho ms que pelear hasta la extenuacin por su propia vida.
Uno es ya perro muy viejo y cuando vi que la llegada a la cima se desarrollo entre las 15 y las 16 horas habiendo salido del Campo IV a las 2:00h de ese mismo da, la preocupacin empez a dominarme, muy por encima del sentimiento de alegra que nos produca el ver como TODOS alcanzaban la cima. Demasiado tarde, demasiado lento, demasiado esfuerzo, en una montaa temible en la que los descensos suelen convertirse en picos. Una montaa que nunca me ha gustado, ni me gusta tcnicamente hablando. Un montao inmenso que obliga a largos rodeos desplazamientos y recorridos. Una montaa que se cae a trazos en medio de un maremagnun de seracs, cadas de rocas y avalanchas sin cuento. Una montaa en la que uno no depende de si mismo, si no de los desatados elementos.
Ayer, la tarde noche fue terrible, mientras poco a poco, los ascensionistas iban llegando destrozados al Campo IV en historias personales de supervivencia increbles: los Coreanos como Miss Oh, al borde de la extenuacin,; los dos rusos con ayuda y edematosos; los dems tocados en mayor o menor grado, menos jorge Egocheaga y martn ramos que parecen de otra galaxia y bajaran hasta el Campo II ayudando a un sherpa con edema cerebral; los nuestros, destrozados. Juanito, Carlos y el sherpa Dawa llegaban a las 24h al lmite de sus fuerzas con congelaciones y alteraciones en la visin. Tolo y el sherpa Sonan, los mas jvenes, no lograban llegar y se vieron forzados a un vivac a 7. 300 metros. Nadie en el campo IV parece estar con fuerzas para ayudarles. Desde el campo Base estamos organizando la operacin de rescate y si no salen por sus medios los sacaremos. Quemando todo el enhebro que hay en este monte para ganarnos el favor de los dioses desde luego. Pero los vamos a sacar, a Tolo, su sherpa y a todos los del campo IV.
En eso estamos.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Grupo SSM el 19/04/2010



Archivo

Enlaces

ltimos Posts