Atencin

 

     

, 11:00

ANDE O NO ANDE, CABALLO GRANDE

Publicado por Grupo SSM  |  0 comentarios


Despus de un sueo reparador y dosis altas de antiinflamatorios, pareca que el Dr. Morandeira podra acometer el descenso de los 500 metros de desnivel que nos quedaban desde Hile(1.500 m) a Birethanti (1.010 m). Tras veinte minutos de descenso de escaleretas, vistos los andares y odos los pesares, he tomado medidas con carcter de urgencia enviando a Dona de vuelta a Hile a por un caballo con su arriero. Nos ha trado un caballo precioso de 5 aos, fuerte (JR tiene su peso especfico, en todos los aspectos) y muy espabilado. Dejo al Dr. Morandeira que cuente su experiencia, vaya a ser que alguno se piense que no le guardo el debido respeto a mi jefe y maestro.
Ayer llegu al final de etapa con la rodilla izquierda totalmente descarallada, que dicen los galicos, con perdn. Esta maana la cosa estaba peor y a ello se sumaban unas importantes agujetas producto de los siete mil y pico escalones que tuvimos que bajar para llegar hasta Hile. Todo lo cual le hizo pensar a la Doctora, que la nica solucin para afrontar con un mnimo de garantas las tres horas de descenso andando que todava nos quedaban para llegar hasta donde pudiera recogernos un vehculo de motor, era hacerlas con la burrolancia ms cercana que pudiramos localizar. Dicho y hecho, el buen celo de la Dra. Nern consigui un caballo blanco sobre el que me entr complejo de Obispo entrando en su Dicesis. Eso s, les ahorro, por lo menudo, el miedo que se pasa encima de semejante bicho, bajando ms y ms escaleretas; aunque tengo que decir, en honor a la verdad que, como deca mi to Eduardo En el arma de Caballera, el caballo se distingue del jinete por la mirada de inteligencia del animal y, en este caso, me toc un bicho ms listo que el hambre y, adems, muy prudente, que se lo pensaba muy mucho antes de echar una pata adelante, no fuera a caerse. Claro, que a m el susto, no me lo quitaba nadie. Y si a la contraccin del esfnter anal que produce afrontar semejantes riesgos, unen ustedes la friccin continuada sobre la silla, arriba y abajo, intentando mantener un equilibrio bastante inestable, ya pueden ustedes imaginarse que llegu bastante perjudicado
de la cosa del ojete. Pero llegu. Esta experiencia burrolncica de 061 Campestre servir, sin duda, para acrecentar mis conocimientos en la evacuacin sanitaria urgente. Demos los sufrimientos y miedos por bien empleados, para que as sea.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Grupo SSM el 19/04/2010



Archivo

Enlaces

ltimos Posts