Atencin

Blog de Ricardo Montoro

     

, 12:39

viento del norte

Publicado por Ricardo Montoro  |  2 comentarios


Estoy sentado delante de la puerta de casa, es medioda y hace fro, la noche ha sido ajetreada, he tenido que levantarme a cerrar los contraventanas que golpeaban con fuerza debido al insistente viento del norte que soplaba ah fuera. Aqu y ahora las pocas hojas que le quedan a la hiedra se han vuelto rojas intensas, ocres y caen de una en una
Medio adormilado por el sol que pega de frente en la fachada, siento que se oscurece algo el ambiente y un escalofro me hace despertar, los primeros nubarrones negros asoman en la vecina sierra de Telera, y algn copo solitario comienza su parsimoniosa danza alrededor de mi. Es entonces cuando comienzo a comprender que el invierno ya est aqu, que lo que llevaba das antes anunciando, ahora es una realidad, pasa poco ms de media hora que tengo que volver a entrar en casa, enciendo el fuego y me abstraigo en el ordenador mirando algunas fotos del otoo recin pasado, fotos de escaladas, de caminos recorridos y de silencios prolongados.
Me asomo de nuevo a la ventana y los solitarios copos de nieve han ido reclutando muchos ms y el suelo de la plaza se est tornando blanco.
El pulso se acelera, los pensamientos se mezclan, bajo al trastero-bodega, miro las tablas, las botas, abro las mochilas de invierno, compruebo que todo est en orden y me entra de pronto la absurda impaciencia de lo que est por llegar, y pienso ya en los descensos, en los viajes a Chamonix en los vientos fros invernales, en las profundas nieves y en los giros encadenados, repaso mentalmente la lista de amigos, clientes, de personas cercanas a m y a la montaa invernal, envo correos "urgentes" para preparar salidas, para confirmar viajes y para animar a los escpticos de que el invierno va a ser prodigo en nieves de buena calidad.
Regreso de los "sueos" y tengo que empezar a pensar en las otras "cosas" cambiar las ruedas del coche por las de nieve, renovar la tarjeta de federado.. y esas historias terrenales que a veces pierdo de vista en mi radio de accin. Pero es que el invierno pirenaico no solo trae buclicos paisajes, nieves esquiables y luces imposibles, trae problemas adicionales, trabajos extras y situaciones "incomodas", pero todo eso vale y se lleva bien, si la nieve se deja domar al paso de nuestros esqus, si el hielo est en condiciones de acariciarlo con los piolets y si los vientos se portan bien cuando estemos encima de alguna solitaria cumbre.



Necesitas descargarte el Macromedia Flash Player


Comentarios sobre este Post
2 usuarios han realizado 2 comentarios
  • 2 - Ricardo Montoro - 08/11/2010 - 18:32 - Informar de comentario ofensivo

    Saludos Daniel.


  • 1 - Daniel ( pamplona) - 08/11/2010 - 15:44 - Informar de comentario ofensivo

    Hola Ricardo, esas pequeas cosas que comentas son las que deben ( y en mi caso lo hacen y de que manera) volver a sentirse cada invierno y cada temporada.....sin esos sentimientos la nieve se convierte tan solo en agua congelada que cae del cielo, pero ver asi las montaas , las nevadas, el valle, seria demasiado poco. cada primera nevada el corazon se me encoge y me hacer emocionarme como si fuera la primera vez que veo la nieve, o que veo aquellos paisajes.......... y ya llevo 36 aos viendolos


Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Ricardo Montoro el 03/07/2008

Ricardo Montoro nos muestra en su blog las diversas partes de su polifactica personalidad. Sus actividades como gua UIAGM, su obra como fotgrafo y pintor, pero tambin su vida como habitante del valle de Tena. Un ilustre corresponsal en la montaa del Pirineo central


Archivo

ltimos Posts


Mis Tags