Atencin

Crnicas de una perrita boxer por las sierras de Guadarrama, Aylln y Somosierra del Sistema Central

     

, 05:50

CIRCULAR DE PEALARA Y LAGUNAS (en verano)

Publicado por Mareaenelmonte  |  0 comentarios


En esta ruta de hoy, que ya haba realizado otras veces, llegaba bastante cansada al puerto de cotos por el calor. Baj del coche ansiosa mientras Mary y Karlitos se preparaban y se ponan sus botas, mochilas, cremas de sol, etc...Empec atada, y eso que odio ir con correa, pues prefiero ir disfrutando del monte de manera libre, correr, saltar y coger palos, sin que me apriete al cuello el collar, tirando de l la cadena.Comenzamos por el camino del batalln alpino, para poder ir libre y si correa atada, disfrutando de la ruta, pues por el tpico camino que sube todo el mundo desde la casa de informacin del parque natural de pealara y la caseta de los guardas, no me dejan ir libre, me obligan segn no se que ley, a ir atada, como si fuese un castigo, yo que no ago dao a la naturaleza, y sin embargo, veo como muchos domingueros suben libres, sin tener atados a sus hijos, maridos, esposas, padres, todos caminan libres y encima contaminan nuestra preciosa montaa, tiran latas, papeles, en vez de volvrselas a llevar para tirarlas al llegar a su casa a la basura; o se salen de los caminos, haciendo ms caminos provocando un grave impacto ambiental sobre la vegetacin, pues esa superficie tardar aos en volver a crecer; o empiezan a gritar por el campo, dejando la soledad del monte siendo una utopa, cuando salimos todos al monte a buscarla y a veces esto se convierte en realidad, pero muchas veces esto, gracias a los domingueros no es posible, pues ya hay atascos y contaminacin para llegar al puerto, los parking los dejan completos, suben en romera 100 metros arriba y all se quedan, sin dejarnos disfrutar de los que queremos subir ms arriba, pues no nos dejan sitio en el parking, le llenan de basura, y luego eso si, ellos no llevan correa, ni cadena atada al cuello pero a mi me la exigen llevar cuando mi Mary y karlitos me traen para disfrutar por aqu. Es por esta razn por la que nunca subimos por la caseta de informacin ni de los guardas, sino por el camino del batalln alpino, dejndome ser libre, y aprovechando un poquito ms la sombra. Por este camino, llegamos a las trincheras que se encuentran en la base de citores, que tiene forma de plaza de toros. Estas trincheras an perduran desde la guerra civil, como el camino que hemos recorrido hasta llegar aqu, donde el Batalln Alpino, paso unos aos muy crudos, y no tanto por la dureza de la guerra y las batallas, que no fueron por aqu tantas, sino por las condiciones climatolgicas, tanto, que hasta la Pasionaria, trajo un abrigo de Rusia a la garita de vigilancia que hay ms abajo del pico de citores, para el miliciano que ms fro pasaba en la guerra civil. Dejando este rinconcito de historia, y abandonando las trincheras dejndolas a la izquierda, tanto como el lado segoviano, vamos ascendiendo hacia dos hermanas, y de all hasta pealara. Mi marcha ya dejaba de ser rpida y nerviosa, dejaban mis piernas de saltar y corretear por los dosmiles ya superados desde las trincheras de ctores y dos hermanas, debido al calor y la sed que iba a cumulando, pero poco a poco, patita a patita llegu a coronar por cuarta vez el pico de pealara, que se sita a 2430m. de altura. Esta vez tardamos en llegar 1 hora y 30 minutos.














All hicimos una parada. Mary me sac un poquito de agua en un trozo de bidn que se haba fabricado para m. Beb hasta saciar mi sed, Karlitos me sac un quesito que tragu apenas sin saborear y tras un respiro suyo, se levantaron y fueron direccin claveles para poder bajar posteriormente a la laguna de pjaros. Mi marcha era buena con ellos, pero al llegar a claveles, yo que siempre voy ligera por el monte, vi una dificultad tremenda al llegar a esos bloques de piedra y granito enormes. Mary y Karlitos continuaban direccin risco de los claveles, pero yo me quede en un gran bloque pensando por donde poder pasar al siguiente, y al siguiente, pero no vea posibilidad, as que Karlitos se dio la vuelta a por mi y me cogi en brazos, hasta llegar a un paso mucho ms seguro. Bordeamos el risco de los claveles, bajamos por el risco de pjaros con un calor tremendo y por fin iba viendo agua, una laguna metros ms abajo, era la laguna de pjaros, que tras 45 minutos desde el pico de pealara la vea para refrescarme y poder tumbarme en su praderita verde por un buen tiempo mientras Mary y Karlitos comen y disfrutan de todo este paraje tan precioso a 2170 m de altura.Tras el descanso, y tras haber repuesto fuerzas comiendo y descansando, fuimos en busca de la laguna grande de pealara, pasando por las zonas de lagunillas, que hay que ver que diferencia de ver todo esto en invierno, donde vamos metros arriba de todas estas lagunas tapadas por varios centrimentos de nieve, a la imagen de principios de verano, donde todo es verde y las lagunillas estn repletas de agua transparente, a la imagen de finales de verano y mediados de Septiembre, donde las lagunillas no tienen apenas agua. Eso s, tanto la laguna grande de pealara, como la de pjaros, no pierden agua nunca, es increble.En una hora desde la laguna de pjaros, comenzamos a descender hacia la laguna grande de pealara, y desde aqu, hasta el puerto de cotos, otra media hora ms. Este ltimo tramo ya caminaba junto a Karlitos y Mary, por si me tenan que atar cadena al cuello al ver algn guarda, pero hasta el mirador de la gitana no hizo falta, y eso que nos cruzamos con varios, pero ellos mejor que nadie entienden que venir con dos montaeros, respetar mucho ms que varios centenares de domingueros madrileos juntos que vienen a contaminar todo este parque natural. En marcha estaramos casi 4 horas, pero en total, contando las paradas, pasamos unas 6 horas bien agradables por esta ruta, auque como perra bxer, quiero reflejar que en verano, subir a pealara se hace bastante duro entre el calor y la sed que me genera esto (aunque en invierno disfruto de la subida, muerdo cuando me apetece nieve y no me tienen que dar agua en todo el recorrido); y el paso por claveles, cualquier perro que pueda ir cogido de sus dueos pasar sin problemas, pero hay perros que ah nos quedamos, al no ser que bajemos un poco ms, donde no hay tanto bloque gigantesco que nos hace inseguros nuestros saltos y los apoyos de nuestras cuatro patas. Sin embargo en invierno, que todo es un manto nevado, no tengo ningn problema en pasar, al igual que cualquier otro perro.Firmado: GUAU GUAU (MAREA)















Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Mareaenelmonte el 30/11/2010

Hola, soy Marea, una perrita boxer montaera y en este blog te voy a contar mis rutas, que como reto tengo coronar y pisar con mis cuatro patitas todas las cimas, picos, cerros, puertos y collados que se encuentran por encima de los dos mil metros de altura de las sierras Castellanas de Guadarrama, Somosierra y Aylln, pertenecientes al sistema central, y ya voy camino de ello...


Archivo

ltimos Posts