Atencin

Primavera en Baltistan (Karakorum)

     

, 09:59

Del Indo al Hus

Publicado por Felix Baltistan  |  0 comentarios




Hace 15 aos, cuatro vascos cabalgando cuatro piraguas azules, se enfrentaban a una peligrosa navegacin en aguas turbulentas que comenzaba en un glaciar. Uno de aquellos cuatro es Txema Cmara, protagonista de aventuras locas en un pasado an no tan lejano y actual coordinador de la Fundacin Flix-Baltistn, y con quien compartimos risas esta noche en Machulu mientras visionamos el video que, de aquel descenso, grabaron para el programa Al filo de lo imposible.




El ro que entonces intentaron domear pero que, como nos confiesa, no pudieron, es el Indo. Se quedaron anclados en la ribera derecha, contemplando los miles de metros cbicos de agua que se desparraman con incontenible violencia en el tramo de rpidos conocido como La batidora; no le duelen prendas en reconocer que en aquel descenso pas mucho miedo y que enfrentarse a aquel infierno habra sido ya descabellado: nos gustaba el riesgo apostilla-, pero nos gustaba an ms seguir vivos.

Lo cierto es que cuesta reconocer en esas imgenes al Indo que nos ha acompaado hoy durante al menos tres horas desde Skardu. Es la misma belleza agreste, salvaje y todava desnuda de una primavera que tmidamente comienza a despertar, son las mismas montaas poderosas y son las mismas orillas ahora encajonadas en desfiladeros ahora cubiertas de arenales y granitos, pero la placidez de sus aguas grises con aires verdosos no invita a sospechar que en determinadas pocas del ao y en determinados momentos de su recorrido, el caudal se multiplica y el desnivel lo convierte en una cada vertiginosa, aunque sepamos que pronto llegar el deshielo y que nos encontramos a casi 3.000 metros de altitud.

El valle es todo un desafo. Hemos de llegar a nuestro destino pero detenerse se convierte casi en un imperativo categrico, en un deber moral por rendir pleitesa a un paisaje sobrecogedor ante el cual sentirse pequeo es un halago. La carretera, asfaltada pero precaria, sigue los meandros del ro mendigando un araazo a las laderas horizontales de la montaa.



Se van sucediendo las aldeas balts con rostros que miran con curiosidad y rebaos de cabras que invaden el camino. Llegamos as al puente Humayun, donde saltamos a la orilla opuesta y pasamos un control militar; estamos casi rozando la frontera indefinida con India, pas con el que Pakistn se encuentra an oficialmente en guerra. En este punto damos la espalda al Indo, que se interna en tierras de Cachemira hasta su nacimiento en el Himalaya, y nos reciben las aguas azules y el ancho cauce del Shyok, entre cuyas nieblas veremos anochecer antes de llegar a Kaplu.

El puente colgante de piso de madera, aparentemente frgil, cruje cuando las ruedas del todo terreno hacen bailar su estructura. A partir de aqu est prohibido continuar hacia el este, es zona de guerra, callada y larvada, pero guerra al fin y muestra, una vez ms, de que el ser humano ni aprende de sus errores ni puede estar mucho tiempo sin cometer estupideces. Desaparece todo atisbo de suelo liso pero ya poco importa, apenas estamos a unos metros de Saling y a pocos kilmetros de Machulu, que nos da la bienvenida con los abrazos de Rustan Ali y Basarat, y con un cielo cuajado de estrellas.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Felix Baltistan el 06/04/2011

El periodista Xabier Bauelos nos narra el da a da del equipo de FBF en su viaje a Baltistan en primavera de 2011.


Archivo

ltimos Posts