Atencin

Primavera en Baltistan (Karakorum)

     

, 13:26

Economias

Publicado por Felix Baltistan  |  1 comentario


No es difcil imaginar lo que sera de estas montaas si se encontraran en Europa o Estados Unidos. Probablemente habra un par de docenas de parques naturales convertidos en parques temticos, con telefricos, funiculares, alojamientos de primera calidad, buenas carreteras y pistas de esqu. Vendran miles de turistas gastando dinero a raudales para disfrutar del espectculo y a dar paseos en yak.

Pero estas montaas, que atesoran lugares an vrgenes, estn en Pakistn, un pas donde la pobreza y la corrupcin campean a sus anchas pero que es, eso s, una potencia nuclear que gasta ms de la mitad de su presupuesto en armas; un pas en un ridculo estado de guerra permanente con India, donde las potencias occidentales se juegan parte de sus intereses geoestratgicos en la zona y donde el terrorismo integrista religioso golpea con fuerza, sin que a veces se sepa con seguridad si alentado o reprimido por el Gobierno. Ciertamente, no es una buena carta de presentacin para invitar a la gente a venir y esperar miradas de turistas.

Sin embargo, an junto a un polvorn, los valles balts son un remanso de paz. Sus gentes son amigables y tranquilas, pacficas, conservadoras y celosas de su cultura y sus tradiciones para bien y para mal. Quiz sea su credo nurbakhshi, desarrollo local del sufismo imamiya, que les aleja de los clsicos conflictos entre chiitas y sunitas; o quizs sea el aislamiento secular de unas tierras a las que apenas hace seis aos lleg la luz elctrica, donde la trada de agua a las casas ha sido una de las mayores revoluciones en generaciones, donde recorrer 15 km supone ms de una hora en coche, y donde hablar por telfono o conectarse a Internet resulta a la vez trabajoso, azaroso y desesperante para una mente como la nuestra.

En Baltistn la gente, bsicamente, vive al da. La ocupacin principal es la agricultura. La tierra no es mala, pero es escasa, robada literalmente a la montaa en minsculos aterrazamientos escalonados difciles de mecanizar y dedicados casi en exclusiva al trigo sarraceno. Tambin el agua es un problema ya que no siempre hay o no siempre est a mano. Quedan los albaricoques, abundantes en las partes bajas del valle pero inexistentes ms al norte y, en cualquier caso, sin los cuidados necesarios ni las tcnicas de recogida ms idneas. Tenemos, por lo tanto, una agricultura de subsistencia que no slo no puede producir excedentes sino que es insuficiente para dotar a la gente de la cantidad de comida que necesita y de una alimentacin adecuada.

La produccin para la venta es, por lo tanto, mnima, a lo que hay que sumar una cultura donde conceptos como previsin, iniciativa, sistematicidad o planificacin son, si no ajenos,  si de difcil insercin en la vida y el trabajo diarios. Las dos nicas salidas que tradicionalmente se plantean a la hora de abordar el problema de la obtencin de recursos econmicos son la emigracin y el turismo.

No hay familia en el valle que no tenga al menos un miembro trabajando en Gilgit, Rawalpindi, Karachi o el extranjero, desde Arabia Saud hasta Japn. Y hablo en masculino porque son ellos -el marido, los hijos-, quienes salen para trabajar sobre todo en la construccin, los restaurantes y los hoteles; a ellas no les est permitido viajar, salvo con el marido o el padre. La emigracin es una de las principales fuentes de ingresos de unas familias de carcter clnico, donde la autoridad est perfectamente marcada y jerarquizada, y donde las fidelidades se establecen de manera indisoluble transmitindose las obligaciones de generacin en generacin.

En el turismo descansan gran parte de las esperanzas de futuro. Hasta la fecha, la llegada de visitantes a los valles se ha sustentado en expediciones de montaa, tanto escaladores y escaladoras que vienen a hollar algunas de las cumbres ms altas y ms atractivas del planeta (K2, Chogolisa, Gasherbrum, Masherbrum, Broad Peak), como turistas que llegan atrados y atradas por recorridos como el del Baltoro.

Muchos de los hombres de las diferentes comunidades del valle de Hush, por ejemplo, han sido y son guas de trek, cocineros o porteadores de altura, habiendo participado en todas las grandes expediciones al Karakorum y, por supuesto, a las vascas, acompaando a nombres como Javi Alonso Aldama, Juanjo San Sebastin,  Jose Carlos Tamayo, Martn Zabaleta, Kike de Pablos, Inaki Alvarez, Juanito Oiarzabal, Txema Cmara, Atxo Apellaniz, Ignacio Llorente, Alberto y Flix Inurratgi, Inaki Otxoa, Edurne Pasaban, Juanra Madariaga, Alex Txikon, Jon Lazkano, Juan Vallejo, Adolfo Medinabeitia No es difcil encontrar jvenes y mayores que chapurrean castellano o que te saludan, y a veces algo ms, en euskara.

Debido a la difcil situacin poltica en Pakistn, la llegada de turistas y expediciones se ha reducido en los ltimos aos, lo cual ha supuesto un golpe a las economas familiares. Pero si algo le sobra a Baltistn son atractivos, especialmente en naturaleza pero tambin culturales. La agricultura difcilmente puede dar mucho ms de s debido a la violencia de la orografa y a la falta de terreno cultivable. Es tambin difcil un desarrollo industrial, pero si la situacin poltica mejorase, no es descabellado pensar en que el turismo pueda convertirse en motor econmico de la zona. De hecho se estn estudiando frmulas, tambin desde la Fundacin, que puedan dar forma a un desarrollo turstico que no copie el modelo que mencionbamos al principio, que sea equilibrado y sostenible y, sobre todo, que revierta en la comunidad.



Comentarios sobre este Post
1 usuario ha realizado 1 comentario
  • 1 - Felix Baltistan - 07/04/2011 - 11:30 - Informar de comentario ofensivo

    Os dejo el link a la galera de fotos de FBF, para el que quiera hacerse a la idea del lugar que describe Xabi. http://www.felix-baltistan.org/galeria-de-fotos/paisajes


Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Felix Baltistan el 06/04/2011

El periodista Xabier Bauelos nos narra el da a da del equipo de FBF en su viaje a Baltistan en primavera de 2011.


Archivo

ltimos Posts