Atencin

Primavera en Baltistan (Karakorum)

     

, 08:00

Khande

Publicado por Felix Baltistan  |  0 comentarios


La maana nos despierta muy temprano con un cielo azul casi limpio de nubes. Apenas con una salpicadura de gato en la cara, lo justo para despertar, salgo a la calle para mirar hacia el norte. All est, hoy s. Cerrando el valle, como una gran torre de perfil triangular y resplandeciendo como un sol blanco, se yergue el Masherbrum alzando su cima hasta los 7.821 m. Si caminramos 4 o 5 horas, llegaramos hasta el campamento base. Dicen quienes han estado que es un lugar precioso. Me conformo con verlo en la lejana desde esta atalaya privilegiada porque hemos de partir.


Pero antes, en compaa de Little Karim y Akhom, damos un paseo por las escasas pero labernticas calles de Hus, unas calles estrechas, de barro, donde gentes y animales - cabras, ovejas, yaks y sokmos-, se cruzan sin molestarse y sabiendo unas y otros a dnde van.

Visitamos la mezquita nueva, una construccin que si bien no es un edificio grande, es descomunal para unas gentes que nadan en la pobreza. Soy consciente de que voy a hacer una crtica fcil pero no renuncio a ella porque en nombre de dios se cometen grandes y pequeas barbaridades. Quizs sta sea de las pequeas si la miramos desde la treintena de cadveres que un atentado suicida ha repartido hoy mismo en una mezquita suf del Punjab, pero es enorme para una comunidad que necesita de todos sus recursos y de todas las ayudas para comer y para que sus nias y nios no mueran de enfermedades curables. Slo nos sirve de consuelo que, al menos, se ha respetado la forma tradicional en que se construyen las mezquitas en Baltistn, con una arquitectura muy particular que nos remite irremediablemente a su pasado budista.

Visitamos tambin la vieja mezquita, casi en ruinas pero an en uso y, no muy lejos, la tumba del mul. Otra vez ms de lo mismo, el fervor religioso haciendo distraer tiempo, trabajo y recursos de las necesidades ms bsicas. Quizs adivinan lo que estamos pensando, y quizs por eso nos preguntan si nosotros enterramos tambin as a nuestros jefes religiosos, o quizs sea simple curiosidad.

Nos despedimos de las gentes de Hus y nos dirigimos a Khande. Ir de pie y mirando al frente en el remolque de una pick up es una de mis formas preferidas de viajar, especialmente si el paisaje es tan espectacular como el que ya conoca del da anterior. Contemplarlo y sentir la emocin que provoca el aire en el rostro mientras pasan los kilmetros y las horas en un devenir de pensamientos, sueos, horizontes y, muchas veces, vacos, me resulta una experiencia sumamente gratificante. En este caso, lo abrupto del terreno y el vrtigo aaden un plus que poco tiene que ver con la adrenalina y mucho con la suerte de poder discurrir por estos parajes difciles y nicos.

Khande est a mitad de camino. Es una aldea que, en realidad, son una y media: Khande Nueva y Khande Vieja. De la vieja queda poco. Hace unos aos, una avalancha de rocas desprendidas de la montaa destruy un gran nmero de casas. Afortunadamente, nadie muri y quienes perdieron su hogar pudieron reconstruirlo. No pas mucho tiempo cuando una segunda avalancha se llev por delante esta vez a la mayor parte del pueblo. Un enorme derrubio y un pie de ladera cubierto de rocas es lo que queda de aquella ltima desgracia. Milagrosamente, tampoco esta vez hubo vctimas pero a la segunda aprendieron la leccin. Decidieron trasladar el pueblo a un lugar ms seguro y lo levantaron un par de kilmetros al norte, en una especie de llanura entre la ladera oeste y el ro. As naci la nueva Khande aunque algunas familias, cuyas casas no se vieron afectadas, prefirieron seguir habitando en el antiguo emplazamiento.

Lejos ya de los derrumbes, el problema al que ahora se enfrentan es el agua: necesitan agua para regar. El lugar es un secarral polvoriento sobre el ro del que lo separa un barranco horizontal. Tomar el agua del cauce y subirlo es inviable, por lo que se impone otra solucin que consiste en traerla de un manantial situado a 3.115 m de altitud, 200 m por encima del pueblo. La Fundacin lleva trabajando en ello dos aos, topndose con dificultades tanto tcnicas como organizativas.

El proyecto inicial corri a cargo del Gobierno, quien plante una solucin faranica consistente en la construccin de un acueducto colgante que salvara el ancho del barranco formado por el ro de una longitud de unos 125 m. No tuvieron en cuenta ni la inestabilidad del terreno ni el fuerte viento que afecta a la zona y que hacan imposible semejante obra.

Una vez descartada, se intenta encontrar otra pero las propuestas de la comunidad chocan con su nula coordinacin y su falta de perspectiva a la hora de calcular unos costes de mantenimiento asumibles por la comunidad. Finalmente, una vez claro que la obra debe minimizar las necesidades de mantenimiento, ser tcnicamente adecuada y econmicamente viable, se hace una propuesta por un lugar donde no sea preciso construir un gran acueducto y basada en el sistema de los vasos comunicantes, de modo que la toma se haga en el citado manantial, un lugar ms elevado que la recibida, y que el agua baje con la suficiente presin, ya que ha de salvar el centenar de metros de subida que separan al ro.

Hemos ido a reconocer el terreno junto con los responsables de la comunidad y Raha, el ingeniero pakistan que se encargar del nuevo proyecto. Hemos hecho el recorrido que supuestamente llevar la toma de agua, haciendo las mediciones necesarias y subiendo hasta el manantial. Todo parece indicar que es factible. Ahora, el ingeniero tendr que elaborar su proyecto, contrastarlo con la comunidad y con la Fundacin para el OK final. Si todo est en orden, el siguiente paso ser buscar la financiacin.

El recorrido ha sido una larga caminata monte arriba por encima de los 3.000 m cruzando ros, terrazas de cultivo y zonas agrestes de gran belleza con farallones verticales, bosquetes de cipreses, pequeos neveros y cumbres blancas. Por  momentos, la altitud hacia un poco ms difcil respirar y caminar, pero el paseo ha sido precioso, hacindonos olvidar en alguna ocasin que estbamos all para evaluar la viabilidad de un proyecto y no para gozar de la montaa. A decir verdad, ambas cosas han sido compatibles.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Felix Baltistan el 06/04/2011

El periodista Xabier Bauelos nos narra el da a da del equipo de FBF en su viaje a Baltistan en primavera de 2011.


Archivo

ltimos Posts