Atencin

Primavera en Baltistan (Karakorum)

  

, 14:04

Huelgas

Publicado por Felix Baltistan  |  0 comentarios


Da extrao en Skardu. Hemos pasado la maana amablemente encerrados en el hotel. Al parecer, las cosas no estaban para paseos. La huelga del otro da en Khaplu ha tenido hoy su rplica aqu. Han aparecido pintadas  realizadas esta noche contra los chitas y los nimos se han calentado. No entiendo el balt, pero ya ayer anoche, en la ltima de las llamadas a la oracin, las palabras del imn de la mezquita principal de la ciudad no parecan muy amistosas.

Hoy, las calles se han despertado en huelga, con los comercios cerrados, el bazar vaco, el ambiente enrarecido y la polica patrullando armada. Afortunadamente no ha habido disturbios de importancia, pero la prudencia de nuestros compaeros locales aconsejaba no andar dando vueltas. En realidad, la cosa creo que iba ms con ellos que con nosotras y nosotros, ya que son todos nurbakshi, a quienes se les acusa de haber realizado los graffiti. As que mientras se calmaban los nimos, yo me he entretenido con Las bocas del tiempo de Eduardo Galeano y el resto con otras lecturas como Tren a Pakistn de Khushwant Singh, Tres tazas de t de Greg Mortenson, y El largo camino hacia la libertad de Nelson Mandela.

Hace ya muchos aos, en uno de los debates de aquel programa  de televisin que sabiamente conjugaba buen cine con buenas tertulias sobre temas de actualidad -estoy hablando, obviamente, de La clave-, o decir a uno de los contertulios que nadie saba matar mejor a un musulmn que otro musulmn. En realidad, otro tanto se podra decir de las dems religiones, al menos de la cristiana, que es la que ms cerca me toca, pues de guerras santas entre los que se proclaman seguidores (en masculino) de Cristo estn Europa y lo que no es Europa consoladas. Supongo que algn bien habrn trado las religiones a la humanidad, al menos cierto consuelo a quienes son incapaces de aceptar la temporalidad del ser humano y de enfrentar su miedo a la muerte. Pero cuando se supone que son un vnculo de paz (lo cual es mucho suponer leyendo con cierta atencin crtica alguno de sus textos sagrados), resulta que han regado de cadveres la historia y el planeta fruto de la intolerancia, de creerse en posesin de la verdad y salvadores ajenos, y de utilizarla como corpus tico para justificar privilegios y estatus de poder, o reafirmaciones de identidades amenazadas.

Algo conozco sobre la divisin histrica y las diferencias doctrinales entre chitas y sunitas y tampoco me es ajeno el ismailismo; s menos, eso s, sobre la rama nurbakshi -estoy en ello-, pero por ms que le doy vueltas, sigo sin encontrar razones de peso para que se enzarcen en matanzas. Igual es que soy muy torpe o muy corto de miras y que, como no creo ni en hures, ni en nirvanas, ni en parasos bblicos, lleve conmigo alguna tara que me impide ver la trascendencia de unos dogmas de fe para seguir los cuales hay que anular una de las caractersticas ms importantes que diferencian al homo sapiens del resto de animales: la razn. Y si existiera algn resquicio para la incertidumbre, me uno a Javier Krahe cuando canta aquello de prefiero caminar con una duda que con un mal axio-ooo-ma.

No me considero pacifista -hay que ser muy valiente para semejante opcin de vida-, pero quizs es que sea tan inocente que no me guste la violencia y que, adems, crea que hay cosas ms importantes por las que luchar que por un qutame de aqu esta sotana. Y desde luego, si como dicen quienes creen, dios existe, seguro que no le hace la menor gracia que alguien mate o haga dao en su nombre.

Al medioda, despus del almuerzo, parece que la situacin se ha calmado y que podemos salir de nuestra cmoda prisin con vistas frente al Indo y a la Karpochu, una colina sobre el ro con los restos de una antigua fortificacin. Como en nuestra primera visita a Skardu ya fuimos al Museo del K2 -muy recomendable, por cierto-, e hicimos la visita de rigor al bajo relieve del buda sedente del s. VII -tambin interesante-, hoy nos vamos a ver lo que queda del lago Satpara. Dicen quienes lo conocieron hace no mucho, que era un bonito lugar de aguas azules con una islita en medio, donde las gentes del lugar iban a pasar un da de asueto familiar. Hace un tiempo, se decidi aprovechar la posicin elevada del lago para construir una presa con dos pequeas centrales consecutivas ro abajo que surtieran de electricidad a la ciudad. Como consecuencia, el movimiento de tierra destruy el can por el que discurre el cauce y elev el nivel de agua del lago haciendo emerger o sumergir la islita segn conveniencia o deshielos. El agua sigue ah, la isla a veces tambin, pero el encanto ha desaparecido; slo espero que, al menos, ningn terremoto -estamos en zona de actividad ssmica- eche abajo el dique y que, efectivamente, sirva para que la ciudad tenga luz sin estar presa de los apagones que constantemente persiguen a todo el pas.

Bajamos al bazar para hacer algunas compras: sal rosa, sombreros balts, chitrals o gilgits, pauelos de algodn y seda, collares y pulseras de aguamarina, turquesa, granate, rub, topacio, lapislzuli, libros y, por supuesto, material de montaa, como plumferos de segunda mano dejados por alguna expedicin, en perfecto estado y a un cuarto de su precio en Europa. Por mera casualidad, nos encontramos con un partido del deporte que levanta pasiones en ests tierras del norte, y no, no es el cricket, que queda relegado a una segunda posicin, sino el polo. En cualquier caso, dos prcticas heredadas de la colonia y que en Pakistn han tomado carta de naturaleza.

El ambiente, aunque aparentemente tranquilo, sigue tenso. Nuestros compaeros nurbakshi prefieren no tentar a la suerte y se retiran al hotel en coche. Txema y yo regresamos caminando.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Felix Baltistan el 06/04/2011

El periodista Xabier Bauelos nos narra el da a da del equipo de FBF en su viaje a Baltistan en primavera de 2011.


Archivo

ltimos Posts