Atencin

La meteorologa de montaa

     

, 19:54

El cambio climtico en nuestras montaas

Publicado por J. Pons  |  0 comentarios


Las montaas son las ms sensibles al cambio climtico y, de hecho, algunos de los indicadores ms visibles de este cambio ambiental global se han observado en las cotas ms altas, especialmente con el retroceso generalizado de los glaciares, un proceso que se ha dado tanto en las reas polares como en las tropicales. Nuestras montaas nos ofrecen belleza y un campo extenso de ocio y de actividades pero, pese a todo, no debemos olvidar que tambin son montaas de vida ya que abastecen agua potable a la mitad de la poblacin de nuestro planeta.
Las reas montaosas se caracterizan por su complejidad y su influencia climtica vara considerablemente en distancias cortas. Por ejemplo, sabemos que la temperatura vara con la altitud y los impactos de un clima ms clido sobre el paisaje son diferentes segn la altura. Las zonas en las que, actualmente, existe el lmite de los hielos permanentes se vern afectados de manera sensible ya que el aumento de 1 grado en la temperatura global provoca el ascenso de ese lmite de nieves perpetuas alrededor de 150 m (o incluso mas en altitudes modestas). En nuestras latitudes esta situacin provoca una incertidumbre respecto al futuro paisaje que podremos observar en pocas dcadas ya que ese aumento de 1 grado/150 m provocar un ascenso de la cota de nieve, cuya repercusin directa se reflejar en las actividades de esqu y en el turismo de montaa. Adems, los modelos climticos indican no slo ese ascenso de la cota de nieve sino tambin una irregularidad en el rgimen de precipitaciones, con nevadas tardas en muchos casos y una nieve resultante menos persistente o poca duradera. Esta falta de nieve y de hielo provocar un menor albedo, es decir, una menor reflexin y, por lo tanto, una mayor absorcin de radiacin.
Las montaas tambin presentan una gran influencia en el clima global del planeta ya que actan como efecto barrera, alterando los flujos areos, generando, por ejemplo, una gran respuesta pluviomtrica a barlovento y un descenso de las precipitaciones junto a un aumento trmico en la vertiente opuesta a los vientos predominantes. Por ejemplo, en las montaas Escandinavas, los modelos climticos indican que el aumento del flujo de vientos del oeste podra suponer un incremento de hasta un 70 por ciento en las precipitaciones medias.
El aumento de las temperaturas acelera la fusin de las masas glaciares y favorece la desaparicin del permafrost (suelo helado permanente), unos procesos que estn incrementando los riesgos naturales como la proliferacin de grandes desprendimientos de rocas (Dru o Eiger, en los Alpes) o corrimientos de tierra. Respecto a la desaparicin de las masas glaciares, las ms afectadas son aquellas que -como en los Pirineos- estn situadas en una posicin de altura, latitud y de orientacin geogrfica al lmite de las nieves perpetuas. En Pirineos los restos glaciares tienen los aos contados ya que la regresin es implacable y la nica posibilidad de supervivencia de estas masas heladas sera un sbito cambio en las condiciones climticas observadas en los ltimos 30 aos, las cuales estn conducindoles a la extincin. La superficie de los glaciares pirenaicos en la vertiente espaola ha disminuido desde 1779 ha en 1894 a 290 ha en el ao 2000, lo que supone una prdida del 85 por ciento, segn un informe elaborado por expertos gegrafos para Greenpeace
Lo que est claro es que se ha de tener en cuenta que existe una cierta dificultad a la hora de estudiar el cambio climtico en reas montaosas. Este hndicap se debe a que los modelos climticos todava no representan adecuadamente las topografas complejas y sus efectos en el clima. Por lo tanto, la magnitud de los cambios proyectados en la temperatura y en la precipitacin todava difiere sensiblemente, teniendo en cuenta que algunos de estos modelos se aplican en las grandes cordilleras del planeta como en los Andes, Himalaya-Hindu Kush o Asia Central.
Las proyecciones climticas para regiones montaosas indican que en los Andes la precipitacin tender a decrecer hacia el sur de la cordillera. Los glaciares de los Andes tropicales desparecern en un par de dcadas, lo cual supondr graves problemas de abastecimiento de agua. En Per, por ejemplo, unos 10 millones de habitantes en Lima dependen exclusivamente del agua procedente de la gran cordillera andina. En el Himalaya, los modelos indican un descenso en las lluvias monznicas lo que supondr un decrecimiento en las precipitaciones medias en toda la cordillera. No obstante, algunos modelos indican un aumento de las precipitaciones en diciembre, enero y febrero. En los Alpes, las proyecciones climticas regionales indican un calentamiento de hasta 1,5 grados por encima de la media global, siendo ms acusado este ambiente ms clido en verano. La precipitacin proyectada indica un descenso previsto en verano y un aumento en invierno. El retroceso glaciar ser muy marcado a lo largo del s. XXI y la duracin de la cubierta de nieve ser menor, disminuyendo a razn de varias semanas por cada grado de temperatura asociado al calentamiento, especialmente en la cotas medias de la cordillera alpina.
Lo que queda claro es que ni los ms escpticos dudan de que ahora vivimos en un mundo ms clido que 30 aos atrs. Este calentamiento global ya est cambiando nuestro paisaje y este cambio correr en nuestras montaas todava ms deprisa las prximas dcadas.



Necesitas descargarte el Macromedia Flash Player


Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por J. Pons el 02/11/2009



Archivo

ltimos Posts