Atencin

 

     

, 20:55

2 parte: Desesosos de escalar historia alpina

Publicado por Josune Bereziartu  |  5 comentarios


Hogar dulce hogar o, no?! Contrariamente a lo que me suele ocurrir esta vez estoy triste de volver a casa. Las ganas de ver a la family son grandes, sin embargo la llamada Into the Wild de Canada insufla las velas de mi velero nervioso al viento. Intente dejarme llevar, pero el patrn trabajo me tenia echado ya el ancla. Aqu estoy, en casa, mirando a travs de los mojados cristales de mi ventana hacia el enfurecido Cantbrico. No se que hora es, madrugada seguro. Las olas rugiendo estallan en una orga de espuma blanca rompiendo la tirana del color negro de la noche. Mi cuerpo a viajado durante 9 horas en un avin desde el continente americano hasta el Europeo. Incluso a retrocedido en el tiempo. En el trayecto un animal a conquistado mis entraas para no dejarme dormir. Me atormenta con el cambio de hora. El gozoso recuerdo mata las horas hasta el amanecer.
Que lejos esta Banff y su Festival de Cine. Sin embargo las emociones de las escaladas en terreno helado todava las tengo a flor de piel. Sobretodo las nuevas sensaciones aprendidas de la escalada en drytooling. Quien me hubiese dicho a mi: Josune escalando drytooling?. Pues si, y adems que divertido! Nos lo hemos pasado fenomenal descubriendo este nueva tendencia de la escalada invernal.

Killer Pillar, WI 6 o as.
Desde lo alto de la Nmesis Rikar se fijo en la zona del Killer Pillar, una fina columna suspendida pareca que llegaba a tocar el suelo.
Dos das despus volvimos al mismo lugar pues nos atraa como un imn la posibilidad de subirnos por sus finas y pequeas features (formas). Mientras hacamos el camino de aproximacin, fruto de la incertidumbre de la que ramos presa fcil, el uno al otro nos lazbamos preguntas retricas, inocentes e incluso tontorronas. Cuando por fin alcanzamos la base de la columna Killer Pillar, todas las dudas que nos impedan ver con claridad se borraron tan rpido como cuando un limpiaparabrisas despeja las gotas de agua del frontal del coche. Aunque casi podamos ver a travs del hielo que engrosaba la columna, inclusa con a sensacin de que a un abrazo nuestro rodearamos de sobra con nuestros brazos toda la anchura de la misma y a pesar de que todava se notaba a media altura la cicatriz reciente de la unin de la columna suspendida con el pilar alzado en la base del suelo. pareca que la Killer era escalable. O por lo menos bajo el tamiz de nuestros ojos eso es lo que nuestra mente sin dar lugar a duda alguna, entendi..
Rikar me pregunt si quera ir yo primero, pero antes de que le contestara negativamente ya estaba ponindose los monopunta en las botas y afilando las hojas de los nomic. La verdad es que sus ojos echaban chispas de ilusin. Las mismas chispas calidas y llenas de vida que se aprecian al encender un fuego vivo en un nuevo hogar.
Le lance una mirada inquisitiva e intimidado me dijo que de verdad tendra mucho cuidado y a la menor duda o ruido extrao, pasara del Killer. Rikar pareca una pluma suspendida en el aire cuando subi la parte mas delicada de la columna. Al llegar a lo alto el hielo que ya reposaba en la roca formaba una pequea repisa de la que sala otro colmillo delgado, este aun era mas precario. A la pregunta de que tal lo ves el respondi un solo se puede progresar, no vale la pena cansarse en poner un tornillo Unos cuantos metros ms arriba por fin pudo poner los seguros necesarios hasta llegar a la reunin.

El rostro de Rikar, cansado por la tensin vivida se me clavo como una lanza, contagindome la presin. Solo me dijo que pateara la columna como lo hara una dama, a lo que respond: y que soy pues?.
Me tuve que poner la chaqueta de goretex, la cascada chorreaba agua en la parte superior aunque la temperatura fuese de -10. Con cautela sub gancheando en las pequeas formas,:setas, coliflores, algn buen agujero... Intentaba apoyar los monopunta delicadamente en el hielo. Por fin, muy aliviada me vi en la repisa de la reunin.
Desmonte con cuidado los tornillos que habamos utilizado al tiempo que Rikar me insinuaba lo bonito que seria escalar la va que se vea a la derecha de Killer Pillar. Apenas me haba clavado en el suelo y Rikar ya me mostraba la gua con los detalles de la va de drytoolig Empezaba con unos pasos verticales para acceder a un techo, UN TECHO de 7 metros para unirse al hielo derecho del Killer y finalizar un poquito ms arriba en una franca reunin en roca.
Mis rgidos prejuicios con respecto al mixto deportivo me impidieron hace justo un ao escalarlo por primera vez en Cafranc al contrario que Rikar que lo hizo gustosamente bajo la tutela de Manu Cordoba y Carlos Logroo. La verdad es que tena metido en la cabeza que el mixto solo haba que hacerlo cuando se intentaban cosas alpinas, como por ejemplo cuando abrimos el pasado marzo Frenes M7 en Pea Telera. Sin embargo
para cuando me di cuenta ya haba escalado por segunda vez este techo, de nombre Thriller, M9, e incluso lo haba conseguido encadenar!


La velocidad a la que mi curiosidad creca con respecto al resto de lneas y chapas que se adivinaban en la cueva, era proporcional a la velocidad en que la luz de aquella tarde se apagaba. Tenamos que retomar el camino de bajada del Stanley Headwall antes de que anocheciera, no fuera a ser que una alimaa tuviera demasiada hambre


Despus de sacudirnos el cansancio de los brazos debido a la tensin de la escalada, muy ilusionados volvimos al mismo lugar, esta vez en busca del grado M11 con la va Phyllis Dillar. La lnea comienza en la profundidad de la cueva y recorre 15 metros de techo descendente protegido con 12 chapas. El tramo final de hielo retoma la parte izquierda del killer. Dos intentos, el segundo muy interesante, a base de bsicos y aburridos yaniros me dej los abdominales y los hombros literalmente triturados, sin embargo ambos nos agarramos a este buen segundo intento para volver otro da con la firme idea de encadenar este divertido techazo.
Dicho y hecho. El segundo da encadenamos ambos la dichosa sucesin de movimientos fsicos sobre las puntitas de los piolets y crampones. Cuando llegu a la columna de hielo, ganchee con el piolet y deje caer las pesadas botas de alpinismo en la verticalidad del hielo, UFFFFF me senta como en casa. Unos metros mas de hielo vertical me dejan en la reunion.
Alguna cascada clasica y varias vias de mixto agotan los ultimos instantes en Banff antes de viajar de vuelta a casa.




Ms fotografias:
© Josune Bereziartu
© Josune Bereziartu
© Josune Bereziartu
© Josune Bereziartu


Comentarios sobre este Post
3 usuarios han realizado 5 comentarios
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Josune Bereziartu el 03/07/2008

En este blog, Josune Bereziartu nos contar todo aquello que le ocurra, en sus andanzas por el mundo y por las montaas junto a Rikar, su inseparable compaero.


Archivo

ltimos Posts


Mis Tags