Atencin

El blog de Jos Mijares

     

, 17:20

Paginas en blanco

Publicado por Jose Mijares  |  0 comentarios


En la Antrtida tambin hay domingos como los de Madrid. Domingos con las ventanas salpicadas por la lluvia y el vaho. Domingos en los que apetece quedarse en casa viendo una pelcula o leyendo. Aqu si abres un poco la puerta lo ms probable es que el viento te la arranque de las manos y d un portazo contra la pared de fibra del igl. Luego la lluvia o la nieve te empapen la cara y te entren ganas de volver a meterte de nuevo.

En el campamento los cientficos han acabado sus proyectos para estos das de estancia en Byers. Ahora deambulan ociosos de la tienda al laboratorio y de ah a habitabilidad. El da no invita a dar un paseo y todo el mundo se afana en preparar sus cosas para el viaje de vuelta que ya est cerca. En la antena del campamento cuelgan las banderas de los pases invitados y no se sabe muy bien si se trata de un pueblo de Castilla La Mancha en fiestas o un destacamento de la ONU. Las banderas china, belga, britnica, estadounidense y espaola ondean nerviosas en el mstil. El ruido que hacen es algo a lo que me he acostumbrado ya estando aqu. Flamean nerviosas a punto de reventar las cuerdas y salir disparadas hacia el Drake impulsadas por el fuerte viento.
Ha sido una suerte tener una compaa tan variada. Adems cada investigador ha trabajado en un campo diferente y yo he podido acompaar a todos ellos en sus diferentes pesquisas. De esa manera hemos recorrido gran parte de la Pennsula desde las playas del Sur a la desconocida costa Norte. Hemos levantado piedras, cogido agua de los lagos, capturado pinginos, fotografiado pjaros, muestreado musgo y muchas ms cosas raras. Ayer pasamos el da caminando por la zona norte y encontramos una pinginera que no aparece reseada en los mapas. Aunque ms gente ha pasado por esa zona, la sensacin de recorrer una tierra virgen es muy fuerte. Es difcil de explicar pero aqu en Byers se tiene la sensacin de que las cosas estn an si formar del todo, el paisaje est todava por modelar. Por eso es cambiante: los lagos crecen y desaparecen en cuestin de meses, el glaciar en su retroceso abre nuevos pasos a cercanas playas antes impenetrables y el mar, en su constante ir y venir al comps de las mareas, modifica las playas en cuestin de horas.
Los cientficos disfrutan como nios pequeos en sus paseos por la pennsula. Bart, de Blgica, camina frenticamente mientras la cmara le golpea el pecho a cada larga zancada. No sabe adnde mirar. Mientras se agacha a recoger un poco de musgo conecta su GPS, fotografa a un charrn que pasa volando, y habla nerviosamente sobre alguna especie de cianobacterias recin descubierta. La cara de satisfaccin al llegar al campamento de noche lo dice todo.
Hoy es el ltimo da de estancia en el campamento por parte de este grupo de cientficos. El viento arrecia y no est muy claro que el embarque vaya a ser posible. Desde el igl se observa cmo los borreguillos asoman por las rompientes, guardianes de estas playas. Mientras duermen en sus tiendas veo la luz del buque Las Palmas aproximndose hacia la costa entre la bruma y la lluvia, en breve se iniciarn las labores de barqueo si el tiempo lo permite.


Hilo Moreno



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Jose Mijares el 26/01/2009

Travesias por Laponia, Svalbard, viajes con Lonchas y muy de vez en cuando...reflexiones


Archivo

ltimos Posts