Atencin

Rutas por el Pirineo

     

, 12:07

Moncayo (2.316 m.), nocturna con luna llena

Publicado por buscandobucardos  |  0 comentarios



Ocaso desde la cima del Moncayo

13 de junio de 2014,
   Este fin de semana tena compromisos familiares en La Rioja. Como estaba solo, mi plan era madrugar y hacer una excursin matinal el sbado de camino a tierras riojanas.
   Tena en mente una circular bastante larga y con buen desnivel ascendiendo a Pea Negrilla y al Moncayo desde Agramonte.
   Pero la tarde del viernes, al salir de trabajar, me entero que esa noche hay luna llena y dan tiempo estable. Por qu no adelanto el viaje y aprovecho para subir al Moncayo para ver atardecer?. Despus podr bajar con la luz de la luna y dormir en el aparcamiento de Agramontey al da siguiente hacer la excursin que tena pensada, aunque ello suponga subir dos veces al Moncayo en menos de 12 horas. No me importa, pues a esta montaa le tengo un cario especial.
   Menos mal que no soy supersticioso, porque luego me di cuenta de la combinacin de "malos augurios": Luna Llena, Viernes 13, y una noche en soledad junto a las ruinas del "Sanatorio de Agramonte", con todas las "leyendas negras" que envuelven a ese inquietante lugar.
   Dicho y hecho. Sin pensrmelo dos veces cargo los brtulos y me pongo en viaje.
   Con la tarde avanzada ya estoy subiendo por la carretera de Agramonte. Hace viento, los rayos de sol caen oblicuos y nicamente me cruzo con un ciclista por el camino.
   Llego al Santuario. El propietario me recomienda aparcar fuera de la explanada porque a veces cierran la cadena por la noche. Por si acaso dejo el coche fuera del recinto.
   Me calzo las botas y comienzo a caminar por el sendero que tantas veces he recorrido. Al salir del bosque, a los pies del Circo de San Miguel, me encuentro con un tro de montaeros que se extraan de verme subir a estas horas. Pero ms perplejos se quedan cuando me ven abandonar la ruta normal y encaminarme hacia la loma de la derecha, por donde ascendemos con esqus en invierno.
   El sol est muy bajo y el Circo ya est en penumbra, por eso he decidido buscar la costera que lo bordea por el Noroeste, todava baada por el sol.
   Atravieso un pequeo bosquete de pinos y salgo al lomo, repleto de piedras y plantas rastreras. Progresar con calma, con tendencia a la derecha para buscar el sol.
   El viento arrecia y me alegro de abandonar la sombra y recibir los tibios rayos en la cara. En ese momento me encuentro con una enorme pieza de un avin, testigo de alguno de los accidentes areos que ocurrieron hace unas dcadas, sucesos que han alimentado las crnicas negras de esta montaa tan singular.
   Llego a la cima antes de las nueve. Me ha costado poco ms de una hora subir. Me abrigo, picoteo algo y deambulo un rato por los alrededores, esperando el ocaso.  Desafortunadamente la visibilidad no es buena, no hay mucha nitidez.
   Hago unas fotos y me parapeto tras un abrigo de piedras mientras contemplo la puesta de sol. Disfruto de la extraa sensacin de soledad y observo el atardecer, un espectculo tan viejo como la Tierra misma. Y uno entiende la magia, el misticismo y la simbologa que representaban para nuestros ancestros los momentos del amanecer y el atardecer.
   Dejo que el astro rey se oculte y con las luces prpura tiendo el horizonte emprendo el regreso, esta vez por la ruta normal.
   Unos tmidos relmpagos entre nubes centellean sobre las Cinco Villas. La penumbra de las vastas extensiones por el norte se va adornando con miles de luces anaranjadas, casi macilentas. Los pequeos pueblos de San Martn, Litunigo y Litago quedan eclipsados por las brillantes luces halgenas de los Polgonos de Tarazona e incluso Tudela, ms lejos aun. El cielo estrellado parece reflejado sobre las llanuras del Campo de Borja.
   Voy descendiendo, el aire amaina y me envuelve un silencio sepulcral. Antes de llegar al bosque la luna me da la bienvenida, grande, oronda y luminosa.
   Pero enseguida entro en el bosque y las ramas me privan de luz. Enciendo el frontal. Oigo algunos chasquidos, seguramente animales extraados de ver un cono luminoso serpentear entre los rboles.
   Llego al Santuario. El bar aun est iluminado pero en el parking solo hay un coche.
   Dejo la mochila en el maletero y bajo hacia Agramonte. Conducir muy despacio. Es casi medianoche y el bosque rebosa vida. Me cruzar con corzos, familias de jabales, algunos de tamao enorme, e incluso un zorro.
   El aparcamiento de Agramonte est vaco. Abato los asientos traseros y me tumbo, algo incomodo. La tenue luz de la luna baa el ambiente y crea un mundo de blancos y negros, reina la calma y el silencio es casi ensordecedor. Intentar dormir unas horas.

  • Desnivel + acumulado: 740 m. 
  • Distancia recorrida: 6 km.


Subiendo con las luces de tarde. Lstima que haya poca nitidez


Dejando pasar el rato


"Mira el Moncayo azul y blanco...dame tu mano, y paseemos..."


El viento arrecia, hay que agarrarse a buen madero


Vistas al sur


Las luces y los colores cambian...


...y el espectculo dura apenas unos minutos


Se acaba el da...


...y viene la noche




Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por buscandobucardos el 04/01/2012

En este blog se resumen rutas por la montaa. La mayora de ellas por el Pirineo Aragons. Suelen ser excursiones de baja o moderada dificultad y se realizan en todas las pocas del ao. En invierno y primavera predominan las salidas con esqus de travesa o raquetas y en verano y otoo las ascensiones, rutas de senderismo y bicicleta de montaa. Todas las entradas en: http://buscandobucardos.blogspot.com/


Archivo

ltimos Posts