Atencin

El corredor

     

, 19:49

Pero mncami una deda...

Publicado por Coca?a  |  0 comentarios


Hace ya demasiados aos, en una noche idlica de verano en el refugio de Cabrones en Asturias, un contertulio ocasional, feo pero muy simptico, cerveza en mano contaba la historia de un vecino de Arriondas nuevo rico. El buen hombre, en una zapatera, loaba las virtudes de un carsimo par de zapatos que iba a comprar. "la horma perfecta, el cuero excelente, el diseo precioso,..." El vendedor esperaba ojipltico la razn por la que aquel hombre torca el gesto a pesar de los adjetivos positivos a los zapatos. "Pero mncami una deda..." O sea, que le hacan dao en un dedo del pie.
Pues eso es exactamente lo que me pasa a mi en mi afn, an no disuelto, de convertirme en un trail runner, en un corredor de montaa de los de verdad. A pesar de ir completando objetivos y de haber corrido ya varias carreras de diversos estilos y distancias, en mi fuero interno, sigo sin considerarme trail runner del todo.
Entre los objetivos cumplidos es haber acabado una carrera de 48km, El Soplao, con bastante buen tiempo y sensaciones, haber corrido otras de 20 a 28 km y haber ido aprendiendo y acabando y cada vez disfrutar ms, entrenar prcticamente siempre por pista y haber abandonado casi por completo el asfalto. Todo esto y alguna otra cosa ms, sobre todo sensaciones, lo incluyo en el "haber" de mi transformacin pero siempre existen manchas que eclipsan estos positivismos. Lo ms grave es mi retirada del DesafiOSOmiedo por un terrible problema de ampollas en los pies. A pesar de haber entrenado duro y de encontrarme con muy buenas sensaciones durante los primeros kilmetros, en la mitad de la prueba unas enormes ampollas producidas por el calor me retiraron de la prueba. Parece cuando lo ves en televisin que retirarse es eso, entregar el dorsal e irte a descansar antes que tus compaeros que siguen corriendo pero en mi caso la cosa no acaba aqu. Pas ms de una semana pensando qu haba hecho mal, porqu me pasaba a mi eso y echando cuentas del tiempo que hubiera hecho viendo los de otra gente. He visto la lista de finishers ms veces que la organizacin de la prueba seguro...
Para desquitarme de este sinsabor, me apunto a otra carrera para pasar pgina y hago un tiempo malsimo, ms de media hora de lo previsto... esa misma tarde descubro que estoy con gastroenteritis y que haba corrido malo, de ah mi malestar durante toda la prueba. Estoy contento por haber acabado dignamente al menos...
Pero no me convenzo y se me nota en mi mal humor. Quiero ms, quiero rendir a mi nivel que es ms alto de lo que demuestro. Hablo con amigos para que me animen pero no me convencen sus tibios animos. Mi mujer ya no me soporta. Mi hijo me mira y grita: "coder!" (sic).
Y es lo que hago, salgo y corro. Hasta con dos aos mi hijo se da cuenta que lo nico que me ordena la mente es correr. En las subidas pienso, en las bajadas canto. En un repecho veo las cosas claras y me convenzo que tengo muchos objetivos cumplidos y que no tengo tan mal nivel y que la prxima carrera me irn bien las cosas y que peor lo hacen los que ni salen de casa y que vaya piernazas que se me estn poniendo. En la larga bajada a casa me viene a la cabeza una cancin que me anima y acabo casi gritando ante del estupor de la vecina que me ve llegar exahusto y sudando.
Y llego a casa y escribo estas lneas con determinacin y conviccin de trail runner.
Pero mncami una deda...



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Coca?a el 05/04/2013

Un blog en el que contar las experiencias de un aficionado al alpinismo que se est reciclando en corredor de montaa (trail runner como lo llaman ahora), pero que sigue echando de menos el poder hacer salidas a la montaa, sobretodo en invierno, ms asiduamente. Quiero contarlo desde la perspectiva de un hombre normal, trabajador, padre, esposo y falto de dinero, como casi todos hoy en da, con sus momentos de bajn fsico y mental, sus lesiones y sus euforias propias del da a da del deportista. Un blog normal para gente normal.


Archivo

Mis Categoras

ltimos Posts


Mis Tags