Atencin

El blog de Jos Mijares

     

, 17:37

Fiesta Bulgara

Publicado por Jose Mijares  |  0 comentarios


No todo es curro y hielo durante la campaa, en esta Navidad hemos tenido nuestras fiestas tanto en la base como en casa de los vecinos. La base blgara est a menos de dos kilmetros en lnea recta desde la nuestra. Para acceder a ella hay que hacerlo en zodiac o dando un gran rodeo con las motos de nieve. Desde sus orgenes (finales de los ochenta) ambas bases han colaborado estrechamente para hacer ms llevaderas las respectivas campaas. Por eso, y con el fin de mantener las buenas costumbres, fuimos invitados a una fiesta en su terreno.

Invadimos la base blgara por tierra y mar en un da de suave ventisca, un total de dieciocho personas. Como ofrecimiento llevamos unos toneletes cargados de vino. La base blgara debe ser una de las ms pequeas de toda la Antrtida. Rezuma autenticidad y calidez con su madera, sus tejados a dos aguas como chalets alpinos y sobre todo con la hospitalidad de sus pobladores. Nos recibieron con grandes sonrisas, fuertes abrazos y botellas de plstico rellenas de aguardiente blgaro (rakia). La base tiene una atmosfera muy autentica que recuerda a la poca de los exploradores clsicos. Los hombres que en ella viven son recios a primera vista pero nos atienden con todo el detalle y todo el cario de aquel que, estando fuera de casa, busca el calor y la compaa en las personas que tiene cerca. En el interior, un gran mapa de todo el continente cuelga de una pared de madera. Junto a l, se encuentra la biblioteca. Se trata de una preciosa estantera llena de volmenes de tema antrtico. En ella hay un estante con una serie de libros donados por un periodista famoso blgaro y primera persona de ese pas en pisar el continente. Estos libros son todos primeras ediciones de los grandes clsicos de la literatura polar: Los diarios de Scott , dos tomos grandes y pesados con toda suerte de grabados de la expedicin, el libro de Amundsen y su llegada al Polo Sur, tambin est El peor viaje del mundo de A. C. Garrard y la odisea de Shackleton. En total sern unos doce o trece ejemplares, todos ellos primeras ediciones, pesadas, con olor de libro viejo y encuadernadas en cuero. No s cul puede ser el valor de estos libros, pero al principio me daba pena que semejante tesoro pasase los inviernos en malas condiciones echndose a perder en ese lugar retirado Segn avanzaba la noche, con la habitacin llenndose de humo, las canciones blgaras, el rakia fluyendo por la sangre y los abrazos de todos esos hombres enormes, no se me ocurra mejor lugar para que estos libros descansasen.
Si hacemos caso de los tpicos, los latinos deberamos haber llenado de canciones y alegra a los sosos y rectos pobladores del Este. La humillacin fue catastrfica, no fuimos capaces de cantar una sola cancin espaola y los blgaros nos deleitaron con decenas de temas de su tierra que todos coreaban entre trago y trago. Abrazados y bailando yo me imaginaba que ramos un puado de contrabandistas personajes de EL enamorado de la osa mayor. La rakia hizo el resto
La noche avanzaba y las fuerzas de mar y tierra (o nieve) se volvieron a separar para emprender el retorno. Ms mal que bien los que viajbamos en zodiac nos afanbamos por sacar la barca con dignidad de la playa blgara, mientras nuestros vecinos nos cantaban clavelitos abrazados desde la playa y baados en nieve y rakia a partes iguales. Lo dotacin terrestre no logr volver a la base por causas desconocidas y retornaron a casa de los vecinos donde pasaron la noche.
Yo despert bien tarde al da siguiente en la base solitaria con extraos sueos de exploradores de principios del siglo pasado, contrabandistas de las montaas, bailes regionales y un recuerdo muy difuso del final de la noche.

Hilo Moreno, Desde la Antartida



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Jose Mijares el 26/01/2009

Travesias por Laponia, Svalbard, viajes con Lonchas y muy de vez en cuando...reflexiones


Archivo

ltimos Posts