Atencin

Hector Sanmiguel

     

, 14:02

Aranda o el fin del mundo

Publicado por Hector Sanmiguel  |  0 comentarios


Me duele la nariz. Si. Me duele.
No conoca la posibilidad del dolor en esta parte del cuerpo.
Ahora s.

No como el dolor de la piel quemada por el sol, no.
No como el dolor de la piel pelada por el pauelo al sonarte los mocos, tampoco.
Me duele la nariz. Si. Me duele, pero por dentro.

Me duele el cerebro.
Maldita pintura. Maldito el color azul.
Mi cabeza suena como una lata de pintura, pero sin tapa.
Las paredes estn mal pintadas y mi ropa perfectamente sucia.
Me apunto un tanto.

Vago por las calles como un vago.
No tengo nada muy claro. Como pipas.
De la biblioteca a la cochera y vuelta.
Me ordeo un poco ms el cerebro en poemas que no entiendo.
No tengo mucho que contar.
Como mucho y engordo un poco.
Me apunto otro tanto.

Oigo en la radio a un pobre diablo que enva un tuit
"con las manos al volante",
el locutor no para a pensar que s,
efectivamente estaba conduciendo cuando le enviaba el estpido tuit.
Como no entiendo nada corro.

Corro y encuentro un hombre que gira como una peonza, como sobre un buuelo muy blando,
Parece querer cruzar la calle pero cuando algn conductor amable le cede el paso, l,
se enfada y le hace una tosca seal con el brazo.
Ojal no cruce nunca. dolo. Rebelda absoluta.


Corro mientras pienso, o pienso mientras corro
en un astronauta cow-boy, o en un torero astronauta.
He vuelto a Aranda por tercera vez este otoo,
raramente, despus de tres meses sin pisar un absurdo ladrillo.
Vivo aqu y paso todos mis das en el Pirineo,
ahora, vivo en el Pirineo,
y no consigo salir de aqu.

Salgo por las noches y me duele la garganta por las maanas.
No bebo por el sucio sabor del alcohol, o por mi falta grave de dinero.
Me entretengo escribiendo poemas y dejndolos en los bancos y en el suelo.
Si algn desafortunado encuentra alguno, al menos tendr dnde pegar el chicle.


Las hojas caen y las flores mueren,
me dejo dar envidia por todos los que me envan fotos de montaas terriblemente blancas,
me acuerdo del seor que saliendo del coche imitaba la berrea de un ciervo en Zuriza,
el nio que sin querer imitaba a unas vacas,
la msica de unos amigo en Argibiela,
o el chaval que estuvo ms de 20 horas seguidas dentro de un Ford Fiesta,
durmiendo y comiendo, sin cama.
Le dimos por muerto.

No me quejo.
Tengo tigres para cenar y rasco su cscara con slo los incisivos,
muy calculado, muy tcnico, muy profesional,
como un conejo psicpata muy elegante.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Hector Sanmiguel el 15/06/2014

http://hectorsanmiguel.wordpress.com Correr por las montaas como poesa. Cuando una imagen ya no vale ms que mil palabras La estupidez de las cimas slo superada por la estupidez de los valles.


Archivo

Enlaces

ltimos Posts