Atencin

En defensa de las montaas

     

, 00:54

Santa Marina de Valden

Publicado por Jesus Sanchez Melado  |  0 comentarios


Mientras las nubes, deshilachadas, convertidas en jirones de niebla, se aferran an a las altas cumbres, un creciente crculo azul inunda de luz los apretados tejados de Santa Marina. Son las cinco de la tarde de un desapacible domingo de octubre, que, ahora, empieza a cambiar.


Por las calles estrechas y limpias de Santa Marina apenas se oye un trajn de mesas y cacharros procedente del bar la Ardilla Real.
Es bonito este sitio, verdad?
S, s que lo es. Y tranquilo, adems.
La mujer de la ventana vuelve a sus quehaceres despus de decirme que pasa los inviernos en Len, donde incluso hace ms fro que aqu.

El sol, el silencio y un mortecino aquiln me acompaan en mi paseo, corto paseo, hasta la iglesia.
Al lado del templo, un feraz ciruelo deja caer sus pequeos y sabrosos frutos sobre las losas de piedra. Nadie los recoge. All mismo acaban de madurar y se pudren.



Un hombre mayor, de trabajosos andares y espinazo encorvado, sale de su casa. No me habla, ni siquiera me mira. Quiz no le gusten los tipos como yo. Esos que ran las calles de su aldea con una cmara de fotos en la mano, tratando de lograr un encuadre aceptable de uno de los muchos hrreos del pueblo. Hrreos que acumulan bajo su panza toda suerte de cachivaches, como si alguien hubiera querido romper adrede la esttica del pasado.


Doy media vuelta. Ya no se oye ningn ruido; slo el dbil susurro del viento y el trote lejano de los finos caballos de la Yeguada del Cares.

Sin turistas, casi sin vecinos, Santa Marina se queda en silencio, agazapada en su nido de montaas, como aguardando, impasible o resignada, el blanco y cercano abrazo del invierno.






www.endefensadelasmontanas.com



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Jesus Sanchez Melado el 18/01/2015

El objetivo principal de esta pgina es la defensa de las montaas. Como todos los ecosistemas del planeta, las montaas estn sufriendo diversos impactos derivados de la actividad humana. Por necesidad o por diversin, la presin de nuestra civilizacin sobre las montaas es cada vez mayor. El autor, convencido de que solo se protege lo que se conoce, quiere transmitir lo que sabe de las montaas donde ha pasado gran parte de su vida.


Archivo

Enlaces

ltimos Posts

Mis Tags