Atencin

Hector Sanmiguel

     

, 15:37

Qu es nieve?

Publicado por Hector Sanmiguel  |  0 comentarios


Significa algo estar perdido?
Siginifica que voy a morir aplastado por una nube blanca?
Significa que la nieve no sepa dulce, una forma de tortura?


Ah, ya me acuerdo.
Suponiendo que a veces pare de nevar.



El nio juego destartalado y extasiado con ella.
La madre corre tras de l, sin saber que no podr alcanzarle.
El abuelo deja pasar las horas mirando por la ventana y enroscado en una manta suave.
Me escondo bajo la cama, presa del miedo, sucio y cercano al delirio.




El bolso peda escurrirse de sus huesudas y enjoyadas manos. Ella lo sostena con una soberbia y elegancia atemorizante para los plebeyos como yo. Saba que le miraba fijamente asustado y pareca regodearse sin fin, sobre mis ojos sangrientos, bajo su caramelizado halo de aristcrata.


Me rodean y creo que vienen a por m. Llenos de cigarrillos, iphones, bocadillos suculentos y pasteles humeantes. Todava los restos de espuma del ltimo caf entre sus labios parecen decirme algo. Tratan de apartarme de su camino.

Cada da entiendo menos cosas, se supone que al revs del curso normal de los aos y en el crecimiento slo escucho gente, an cuando intento dormir. Sus conversaciones, sus dudas, sus preocupaciones sobre dnde gastar las inmensas cantidades de monedas de las que disponen. Me apiado de ellos, aunque no trato de que me den una parte de sus riquezas, slo intento que lo gasten donde no deben.

El suculento olor a perritos calientes me atrae como a un animal en celo una hembra dispuesta. Mi hambre y veinte kilmetros bajo la lluvia son los pretextos, aunque no las causas. Calado hasta los huesos, saco de mi pequea y mojada mochila todo el arsenal de supervivencia en las salvajes ciudades del que dispongo. Un pantaln, una camiseta y 10 euros en monedas. Esparciendo por el climatizado, acogedor y abarrotado suelo del supermercado mis pertenencias hmedas, observo y sueo con pasteles, pizzas y refrescos varios, mientras me desnudo de forma delicada sin pudor ninguno frente a los compradores. Tras la llamada de atencin e intento de expulsin del envenenado centro, compro un refresco de marca blanca y su acompaante un bollo rosado y grasiento que me mira deseoso y azucarado.

Devoro ambos sin miramientos bajo un sucio y fro portal, aunque seco. Duermo contra la pared y cuando despierto, el mundo es un lugar an ms pequeo.





Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Hector Sanmiguel el 15/06/2014

http://hectorsanmiguel.wordpress.com Correr por las montaas como poesa. Cuando una imagen ya no vale ms que mil palabras La estupidez de las cimas slo superada por la estupidez de los valles.


Archivo

Enlaces

ltimos Posts