Atencin

Hector Sanmiguel

     

, 21:32

l, Loco

Publicado por Hector Sanmiguel  |  0 comentarios


Un hombre delgado, montado en una oxidada bicicleta, arqueando su espalda al ritmo de los chirridos desgastados de sus ruedas ocres, con blanca barba aeja y mirada hundida, con huesudos brazos y alfileres por piernas; se acerca despacio hacia m, sentado al borde fro de un banco de piedra, con la cabeza agachada, los brazos apoyados en las piernas y una gota de sudor cayendo desde mi nariz hacia el suelo.
Una rueda, parada junto a mis pies, cobriza y polvorienta; levanto la mirada y l me mira sonriente, como un viejo amigo; ante mi incredulidad, pos una de sus delgadas manos en mi hombro y lo apret suavemente, a la vez que lade la cabeza en un gesto de empata.
l era el loco y yo no era nada. l comenz a hablarme, y yo slo saba escuchar, cada palabra de sus labios era una pluma de mis futuras alas.



Desciendo lentos metros con el sol tras de m, dndome la espalda, llevndome hacia la noche, hacia el adis, hacia la muerte de mi ego. Mis pies surcan olas fras de dulce nieve, mis manos sostienen el aire con el que se crean sueos, mis ojos se abren raudos tratando de captar cada luz, cada tintineo de este amanecer dorado, sentado en una silla invisible, donde slo estoy yo y el monstruo de m mismo.
Y cuando an era ciego, cuando no llegaba mi vista ms all de las fronteras de mis prpados, cuando tena medidas con las que mirar, y miradas con las que medir, cuando corra con los ojos cerrados y con la cabeza hacia el suelo, era testigo privilegiado de mi hundimiento, bajo las pesadas patas de la insconsciente consciencia, de la razn, de la opinin y los resultados.



-"La competicin se asienta en la creencia equivocada de la eternidad de la vida. El momento, el movimiento, es la vida eterna y frugal que nos toca vivir. Convierte el hasto en proposicin, convierte la aoranza en ilusin y sers eterno" replic con gesto serio- -"Quieres ser libre o quieres una rata en una jaula, por muy bonita que esta sea"?-



Ya se me caen las pestaas y el sabor de la tierra mojada, del duro asfalto, el olor de la niebla, el color de los almendros en flor, el tintineo de las gotas de lluvia sobre los charcos, el calor de una bienvenida. S, ahora le recuerdo, haba visto ese rostro antes, esos pequeos y oscuros ojos, esa barba desaliada. Era l, s, era l aquel loco! Con un aspecto deplorable, aquel da de Enero, slo nosotros nos cruzamos intentando correr sobre una pista inmensamente nevada en este pequeo pico; hablamos un rato y compartimos algunos kilmetros entre el fro y el bosque. Corra en alpargatas! Me cont que corra cada da desde haca ms de 30 aos, y que ya no senta el fro corriendo sobre la nieve en invierno. Nos deseamos suerte y encontrarnos en algn sendero un bonito da de sol.


-"l ha muerto y en su muerte, se ha llevado tambin una parte de m" le respond- y l me apret de nuevo el hombro, mont en su vieja bicicleta, me lanz una ltima mirada llena de vida desde sus fros ojos y comenz a bajar la cuesta por la que haba subido, perdindose en mi memoria.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Hector Sanmiguel el 15/06/2014

http://hectorsanmiguel.wordpress.com Correr por las montaas como poesa. Cuando una imagen ya no vale ms que mil palabras La estupidez de las cimas slo superada por la estupidez de los valles.


Archivo

Enlaces

ltimos Posts