Atencin

Las montaas como pretexto

     

, 08:00

BAJO EL VOLCN

Publicado por Snaefells  |  0 comentarios




Viaje al centro de la Tierra I

In Snefells Yoculis craterem kem delibat umbra Scartaris Julii intra calendas descende, audax viator, et terrestre centrum attinges. Kod feci. Ame Sahnussemm.

Desde Reykjavik debera vrsele al norte, al otro lado de la baha de Faxafli, pero no. Tampoco, desde lo alto de la torre de la catedral, por encima de las casas de colores que rodean el puerto, puede traspasarse el centenar de kilmetros de brumas que hay hasta la pennsula de Snaefellsnes. Pero all est, en su extremo, como seala cualquier mapa de Islandia con una pequea mota blanca: el volcn Snaefells; por aqu Snaefellsjkull que significa cubierto de hielo.
Para llegar el profesor Lidenbrock y su sobrino Axel precisaron de varios das a lomos de caballera. Hoy slo son unas horas de coche bordeando la recortada costa oeste de la isla, salvando fiordos con puentes o con tneles subacuticos, mientras vemos pasar por la ventanilla las playas pedregosas a un lado y al otro las colinas cubiertas de musgo.
Lluvia racheada.
No hay bosques en el sentido estricto del trmino; como mucho, bosquetes raquticos, ms de arbustos que de rboles, donde no anidan ni los pjaros.
Este es el mismo paisaje, o mejor el verdadero, que aparece en la novela Viaje al Centro de la Tierra, sin que su autor, Julio Verne, sedentario viajero literario, lo hubiera visto nunca. Cuntos turistas frenticos viajan menos que l que no se movi de su Nantes provinciano y decimonnico!
Viento inmisericorde.
En Budir, bajo el volcn, los charranes rticos protegen sus nidos en el suelo abalanzndose sobre las cabezas de quienes slo quieren estirar las piernas ms all de la cuneta ahora que ha dejado de llover. Son gaviotillas de poco ms de cien gramos de peso que pueden volverse en extremo agresivas y se comprende. Han hecho la puesta despus de un viaje de medio ao y setenta mil kilmetros desde el mar de Weddell en la Antrtida y volvern all en cuanto termine el verano rtico. Viven mucho, algunos hasta treinta aos, con lo que en su migracin estacional, habrn recorrido la distancia equivalente a tres viajes a la Luna, ida y vuelta. Pero ninguno escribir nunca La Vuelta al Mundo en Ochenta Das. Seguirn picoteando a los desprevenidos turistas pese a que lo advierten las seales de trfico.
Nubes bajas
El da no descampa, pero no hace fro pese a estar tan cerca del crculo polar. Los personajes de Verne llegaron hasta aqu guiados por el fiel Hans y las instrucciones de un viejo pergamino con un criptograma rnico firmado por un tal Saknussemm. Sabiamente descifrado, pese a su doble dificultad, resulto ser latn y no del bueno. Vena a decir:
"Desciende al crter de Yokul de Snaefells que la sombra de Scartaris acaricia antes de las calendas de julio, audaz viajero, y llegars al centro de la Tierra, como he llegado yo. Arne Saknussemm."
Entonces Islandia era territorio dans y el hotel del pueblo sera todo lo ms una mala posada en una tierra para desterrados donde la miseria llegaba hasta las iglesias que, por no tener, no tenan ni reloj. Hoy, y a pesar de la bancarrota de 2009, un caf cuesta 300 coronas (ISK) que viene a ser el doble que aqu. Y as todo.
Verde mortecino.
Algunas ovejas pastan en los tejados de las granjas, como si no tuvieran hierba en otro lugar. Ms all de la breve llanura litoral el color cambia a gris de repente cuando la pendiente remonta la ladera del volcn, pero enseguida se difumina y pierde en un techo de nubes. Su cono de 1400 m. de altura sigue encapotado como si nunca fuera a despejarse porque nunca lo ha hecho antes.
En la punta de la pennsula Snaefellnes la carretera solitaria vira entre conos volcnicos y coladas de lava hasta llegar a Olavsvik en su lado norte.
Lo mismo, lluvia, viento, nubes.
Una pista cruza la pennsula hacia el sur y pasa junto al glaciar de Snaefellsjkull. Las motos de nieve que deberan subir a los turistas lo ms cerca de la cima estn aparcadas en el barro que rezuma el labio de hielo. Verne que imagin tantos artefactos, bien pudo imaginar estos pero quiz le parecieran absolutamente abominables.
Nadie.
Un cartel advierte de lo peligroso de aventurarse hacia lo alto. En pleno verano la disminucin del de hielo que se ha acelerado en las ltimas dcadas ya deja al descubierto, o casi que es peor, peligrosas grietas de decenas de metros de profundidad. Bocas lvidas a las entraas del glaciar, porque boca a las entraas de la Tierra no hay ninguna. En la cima no hay crter desde la ltima erupcin en 1219 porque duerme bajo los hielos. Esto hoy.
Hace tiempo menos todava. Ni Saknussemm en el siglo XVI ni Lidenbrock en el XIX hubieran encontrado nada parecido a un crter aqu arriba porque por entonces, en los siglos ms fros del periodo postglaciar conocidos como plena Pequea Edad del Hielo, la masa helada del Snaefellsjkull cuadruplicara la actual.
Pero adems, volviendo al inicio del viaje literario en Hamburgo, tampoco el profesor hubiera podido descifrar el texto rnico para llegar siquiera hasta aqu, pese a la conjuncin de una inteligencia y una suerte portentosas, porque las combinaciones posibles de los 132 signos dan un resultado de ms de 30 dgitos. Se hubieran ahorrado el chasco. Afortunadamente slo eran personajes de imaginarios en una Islandia de ficcin.

http://escritosdesamarkanda.blogspot.com.es/2014/12/bajo-el-volcan.html


Tags: Volcanes

Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Snaefells el 21/04/2015

Para quienes estn un poco cansados de tanta fotografa y resea tcnica.


Archivo

Mis Categoras

ltimos Posts


Mis Tags