Atencin

Hector Sanmiguel

     

, 23:08

Homeless

Publicado por Hector Sanmiguel  |  0 comentarios


Miro al pico que tengo justo frente a m. Su roca gris, afilada y elevada hacia el infinito me hacen estirar el cuello hasta que la infame coleta que me recoge el pelo toca con mi nuca. Nos miramos. Me da miedo. Me observa inmensa y sabe que es mil veces superior a mis fuerzas. La siento que se sabe poderosa. Me pica un bicho en la pierna. Me creo asceta y dejo que me muerda hasta que el dolor es incmodo y lo aplasto de un golpe contra la piel llena de polvo de los senderos. Me creo alguien.

Paso una pgina ms del libro y busco una mejor sombra. He dormido demasiado bien y el caf an est caliente en el bol donde ayer herv los espaguetis. Tomo un trago y rebao los laterales del bote de Nutella. Los bordes siempre son la mejor parte. Paso otra pgina y me acomodo en la silla de tela. Todo est excesivamente parado, sobre todo las pertenencias que permanecen inmviles dentro de la furgoneta en una situacin de inmovilidad nerviosa. Me pica otro bicho.

Miro un mapa y me imagino recorriendo las venas rocosas de algunas montaas. Viene alguien. Agacho la cabeza y espero a que pase rpido para no tener que saludar. Finjo inters en mi libro. Vuelvo a leer la misma pgina por octava vez. Me rasco la frente. Quiero subir una montaa y estoy cansado. El buzn de mi correo electrnico rebosa pero no pienso contestar. Paso otra pgina sin haber comprendido la anterior. Miro alrededor. Me coloco las gafas de sol.

No tener una casa es una ventaja estratgica frente a los mortales. No tienes ni saln, ni cocina, ni retrete. No tienes sof, ni cama, ni televisin ni mesa. Tampoco un techo alto, una ventana transparente, una terraza y un suelo de parquet. Ni vecino molesto, ni mierdas de perro en el portal. Ni alquiler, ni luz, ni agua, ni gas. Ni obligaciones, ni pretensiones, ni cotidianidad. Slo un lugar nuevo donde calentar el agua cada maana, donde pisar con pies descalzos la hierba mojada a cada despertar, donde correr libre sea el pretexto y descubrir nuevas cimas cada maana la finalidad.
A veces tambin llueve.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Hector Sanmiguel el 15/06/2014

http://hectorsanmiguel.wordpress.com Correr por las montaas como poesa. Cuando una imagen ya no vale ms que mil palabras La estupidez de las cimas slo superada por la estupidez de los valles.


Archivo

Enlaces

ltimos Posts