Atencin

Los alpinistas tambin tienen familia

     

, 22:50

en el Piz Badile

Publicado por Nanga Parbat  |  0 comentarios


Por las maanas, cuando desde su casa mira la picuda silueta del Hoher Gll, su primer pensamiento es para Hermann. Con qu pared estar peleando ahora? Su destino esta vez eran los Alpes Occidentales, en concreto el Mont Blanc y el Cervino, hasta all haba ido a probar suerte con otro compaero. A probar suerte, deca. A ella no le iba a engaar. Slo est contento con los desafos ms extremos, est atrapado por la fascinacin de las cumbres, por el ms difcil todava. Pese a la gran cantidad de rutas espectaculares que an quedan por conquistar, los Alpes no son ms que un campo de entrenamiento de cara al gran objetivo: el Himalaya. Que la suerte no le abandone nunca, suplica Geni (...)

Hermann le hace un gesto de complicidad a su mujer y cambia inmediatamente de tema, les habla de sus recientes aventuras montunas. No obstante, su relato adolece de cierta parquedad. Para qu perder el tiempo hablando de cosas que pertenecen ya al pasado? Sus pensamientos se hallan en el futuro, en las rutas venideras. Cada escalada que corona con xito va unida al deseo de que la prxima sea ms difcil, el incontenible afn por superarse se convierte en patolgico. Pero es una adiccin que todos admiran y jalean, ya que se conjuga con la valenta y el idealismo, sacia nuestra necesidad de gestas y de hroes. Geni es su ms ferviente admiradora, ella s quiere or esas leyendas para confirmar que no tiene que preocuparse de nada: l sabe salir airoso de cualquier situacin. Dnde te hiciste ese chichn que tienes en la cabeza?, pregunta con malicia. Hermann se re y dice que fue en el ro, en el Inn. Crea que habas ido a escalar, dice Geni con guasa, como invitndole a contarle sus aventuras en el Piz Badile.

La verdad es que fue una travesa que haba aadido a ltima hora a los otros 25 picos de tres mil y cuatro mil, aprovechando que al fin haca buen tiempo. El viernes por la tarde, al acabar su jornada laboral en Innsbruck, agarr la bici y fue remontando el Inn hasta la frontera con Suiza. All encontr un prado tranquilo, apartado de la carretera, donde durmi tres horas: la noche anterior no haba podido pegar ojo porque tuvo una salida con el grupo de rescate. A eso de las cuatro le despierta el trinar de los pjaros y se pone de nuevo en marcha, aguas arriba del Inn hasta la Engadina, pasando junto a los preciosos lagos de Sils y Silvaplana hasta coronar el Malojapass y deslizarse acto seguido por las empinadas curvonas que llevan al Val Bregaglia, el Bergell, mil cien metros ms abajo. Escondi la bicicleta y comenz a subir al refugio Sciora, al que lleg a eso de medianoche. El domingo a las cuatro de la maana empezaba el ascenso por la cara noreste del Badile, a las once hollaba la cumbre. Ah se encontr con unos escaladores italianos que no podan creer que hubiera subido l solo por esa vertical, una de las ms difciles de los Alpes Occidentales. Las pocas cordadas que haban doblegado hasta ahora esa pared haban necesitado al menos tres das... Movidos por una noble admiracin, los italianos intentan convencerle de que baje con ellos a Lecco. Quieren presentar esta joya tirolesa a la lite del alpinismo continental. Sera un honor para ambas partes, pero declina la invitacin. Todava tiene que regresar a Innsbruck, el lunes por la maana ha de estar en la oficina. Si no fuera porque ese aburrido trabajo le da de comer...

Se despide afectuosamente de los italianos y baja de nuevo al refugio Sciora. El posadero, encantado de sus hazaas, no para de agasajarle con su mejor vino, hasta que Hermann no puede casi ni levantarse. Por un momento se siente vencido por el cansancio, a punto de dejarse caer en brazos del letargo etlico. No sirve de nada, tiene que seguir adelante. Baja al valle a marchas forzadas y recupera su bicicleta. Se siente libre como un pjaro, capaz de volar a lomos de su propia euforia. Le embarga un sentimiento de plenitud, de admiracin por la grandeza de este planeta. El cielo le pertenece, la tierra tambin. Desprecia las mseras posesiones terrenales, las fronteras y las particiones. La energa del cosmos fluye en su interior, se sabe parte de un todo indisoluble.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Nanga Parbat el 11/11/2015

Si os interesa la vida de Hermann Buhl, vencedor del Nanga Parbat y del Broad Peak, uno de los ms grandes alpinistas de todos los tiempos, ste es vuestro sitio. Este blog est dedicado a l con la intencin de ofreceros no slo una crnica novedosa de sus legendarias ascensiones, sino tambin una perspectiva del montaismo que quiz para muchos sea desconocida: la de su familia. Qu siente una esposa y madre cuando sabe que la vida de su marido pende de una cuerda? Cmo soporta la familia el vaco que queda tras una tragedia? Os ofrezco aqu el testimonio directo de la hija mayor de Hermann Buhl, a la que conozco personalmente. Que disfrutis.


Archivo

Mis Categoras

ltimos Posts


Mis Tags