Atencin

Las Alpujarras GR7 y Sierra Morena GR42

     

, 11:20

3 ETAPA (26 Junio) BUSQUSTAR TREVLEZ (11,5 KLM.)

Publicado por gargola080  |  0 comentarios


Eran las 6:45 de la maana, cuando comenzamos a ascender las empinadas cuestas de este pequeo pueblo direccin a la carretera general.

Caminamos por las calles en solitario, sin encontrarnos con persona alguna. Una vez coronado el pueblo, y ya en la carretera general, tomamos esta a la derecha en ligero ascenso, hasta que poco ms adelante y a la izquierda, nos desviamos para tomar el camino del cementerio. Unos metros antes de su fachada, hay que tomar el camino de la derecha (la sealizacin pasa desapercibida, al estar pintada sobre el talud de la izquierda una vez se entra en el mismo), quedando el campo santo por encima de nuestras cabezas. Al principio llanea, para poco despus ir tomando ligera inclinacin y transformarse en apenas unos metros, en un sendero de sinuoso recorrido y por tierras sedimentarias e inestables. Al final, se llega a una pista o carretera amplia y sin asfaltar (nuevamente falta sealizacin), debiendo tomar a la derecha en sentido descendente, aunque tambin se podra ir pista arriba, por un recorrido ms difcil de seguir y conocido por algunos lugareos. Tomado el sentido descendente, a unos 250 metros a la izquierda parte un ramal que nos indica mediante un pequeo poste el GR7.

El camino es fcil y amplio y lo hace a travs de zonas de pinares y encinas en suave ascenso. Gira este camino a la izquierda bordeando una casa y tras pasarla, y seguir la sealizacin, nos adentramos para tomar un sendero ascendente repleto de piedras de color rojizo oscuro cargadas de hierro, que nos introduce en una antigua zona de explotacin minera (minas de M Cristina). Es sta una zona muy bonita, con abundante vegetacin, pero carente de puntos de captacin de agua.

Discurre nuestra andadura por espacios amplios y muy arbolados, dejando siempre la masa forestal a nuestra derecha, pero caminando justo al borde del alto y frondoso pinar y observando que una pista de cierta importancia, discurre paralelamente a nuestra izquierda. Tras dejar a mano izquierda una cabaa de piedra al pie de un castao y unas grandes rocas (el Cortijo del Viso), el sendero sale poco despus a esta pista que habamos observado con anterioridad, encontrndonos en esos momentos a 8/9 kilmetros de nuestro punto de partida.

La tomamos a mano derecha y tras andar por ella unos 150 metros, encontramos a la izquierda un pequeo arroyo metido entre la vegetacin, decidiendo parar en sus inmediaciones y cobijarnos bajo la sombra de unos rboles que lo envolvan, para comer unos bocadillos.

Media hora ms tarde y nuevamente sobre la pista, continuamos el camino, encontrndonos poco ms adelante del lugar donde comimos, un poste de sealizacin a nuestra derecha que nos indicaba el nuevo rumbo a seguir.
Baja este sendero de forma constante y muy pronunciada cerca de 300 metros hasta el fondo del Barranco de la Bina, entre una importante masa de pinos y robles. Al llegar al fondo, nos encontramos con un transparente arroyo de abundantes aguas fras y cristalinas (aqu rellen mi pequeo recipiente de agua) cruzndolo por un pequeo puente de madera, y comenzando una ascensin, esta vez por la otra ladera de la montaa, igual de impetuosa que la bajada anterior.

Es esta ascensin fuerte, pronunciada y constante, pero tomndola poco a poco, se hace con cierto desahogo.
Casi a media subida, pasaremos al lado de unas casas semiderruidas y abandonadas, rodeadas de algunas tierras que en su da fueron de cultivo y algunos rboles frutales (El Cortijo de los Corrales).
Contina a partir de aqu, un fuerte ascenso totalmente expuesto al sol, por lo que es aconsejable guarecerse de vez en cuando, bajo algunos de los escasos rboles y arbustos que jalonan el recorrido.
Una vez que te parece que estas arriba y bajo el cobijo de una zona de pinares, el camino serpentea por un sendero muy bonito en sentido ascendente bordeando la montaa, para finalmente, frente a una pequea casa que se ubica varios metros ms abajo a nuestra derecha, girar bruscamente a la izquierda ascendiendo, y dejarnos nuevamente expuestos al sol.

En esta zona, y en un tramo de apenas 150 metros castigado por un sol abrasador, observamos algo muy curioso que nos llam de manera muy especial la atencin. Se trataba de una concentracin de miles de cigarras o saltamontes, s digo bien, miles, que provenan de no s que parte, pero que volando aterrizaban a lo largo de ese tramo del camino y slo en ese tramo, tambin a nuestros pies, concentrndose y amontonndose de inmediato unas encima de las otras, creando verdaderas bolas que en algunos casos eran de considerable tamao y tupiendo totalmente el suelo del camino formando una alfombra en movimiento. Supusimos que esta conducta estara motivada por coincidir con su periodo de apareamiento, pero lo curioso es que solo se concentraban en aquel pequeo tramo de camino ardiente y polvoriento.
Pasamos un buen rato observando este fenmeno y luego continuamos el camino. Un poco ms arriba, y acercndonos al saliente de la montaa, pudimos ver por debajo de nuestra cota y a lo lejos Trevlez.

Este camino, nos conduce nuevamente a una amplia pista forestal que tomamos a la derecha, en sentido descendente, para poco despus, y tras indicrnoslo un poste de sealizacin, tomar nuevamente a mano derecha un camino que desciende de manera muy rpida, entre pequeas huertas y rboles frutales cruzando el Ro Chico, para finalmente entrar en Trevlez por el llamado Barrio Alto (en torno a los 1600 metros de altitud), eran las 12 y media de la maana.

All y nada ms entrar, encontramos un bar al lado de una placita y situado sobre un mirador que domina una estupenda vista de todo el pueblo. Fuera, pegadas a la barandilla de proteccin se disponan unas mesas con sombrillas, y all nos sentamos a tomarnos unas claras. Que espectculo, que bien se estaba a la sombra contemplando una estupenda panormica del conjunto, pueblo, montaas, movimiento de gentes por sus plazas y calles.

Apenas llevbamos unos minutos sentados, tomndonos las primeras (con sus tapitas correspondientes), cuando un anciano del lugar se uni a nosotros, contndonos montones de experiencias y chismorreos: Que si esta parte del pueblo cuando la Guerra Civil era del bando nacional, y as permaneci hasta el final. Que si desde la montaa de enfrente nos disparaban los rojos continuamente. Que si desde una zona muy cercana a aquel lugar, un can potentsimo bombardeaba de vez en cuando Lanjarn. Que si arriba en la montaa de enfrente existan unas minas abandonadas. Que si en una ocasin, los rojos confundieron a una viuda con el cura del pueblo y le dispararon desde la montaa de enfrente y la mataron en el sendero por el que nosotros acabbamos de llegar. Que si tal cura tiempo atrs fue un ligero de cascos y se le conocieron relaciones con unas y con otras y tuvo que poner pies en polvorosa, etc. etc., y todo ello bien adobado de detalles sobre cada uno de los sucesos.

El tiempo pasaba lentamente, entre chismorreo y chismorreo, hasta que el anciano tom nuevamente la iniciativa para despedirse e ir a comer (vive en una casita al lado del bar).

Nos pusimos en marcha nuevamente en torno a las 2 menos cuarto de la tarde, e iniciamos la entrada por unas estrechas y blanqusimas calles que de forma rpida descendan haca el centro del pueblo. A medio camino, llegamos al bar restaurante "La Fragua" donde comimos en una terracita del exterior y a la sombra. Pedimos el men del da, aunque tienen una amplia carta y comimos de maravilla. Todo muy limpio y presentable, muy bien atendidos y a buen precio (14 euros el men incluido el pan, bebida y el postre).

Tras la comida, bajamos hacia la plaza principal del pueblo (Plaza Don Francisco Avelln), donde se concentran varias tiendas y establecimientos dedicados especialmente al turismo.

Aqu encontramos alojamiento sin problemas en el "Hotel Restaurante Pepe lvarez" (Tfno. 985858503). Posee este establecimiento, adems de una buena ubicacin, habitaciones muy confortables y limpias, con baos amplios y terrazas a la plaza (yo utilic la habitacin 25, muy acogedora). El precio fue de 25 euros por habitacin. Merece la pena, est muy decente.



Necesitas descargarte el Macromedia Flash Player

Tags: 3 ETAPA

Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por gargola080 el 14/06/2016

En este apartado relatar las experiencias vividas durante dos aos en La Alpujarra y cuatro ya en Sierra Morena, ruta que en la actualidad, seguimos haciendo.


Archivo

Mis Categoras

ltimos Posts

Mis Tags