Atencin

Las Alpujarras GR7 y Sierra Morena GR42

     

, 11:26

6 ETAPA (29 Junio) MECINA BOMBARN GOLCO MONTENEGRO YGEN VLOR (12,7 KLM.)

Publicado por gargola080  |  0 comentarios


Como de costumbre con las primera luces del alba, seran algo ms de las 6,30 de la maana, comenzamos a descender por el camino del GR7 (los Apartamentos, se sitan justo en encima) direccin Golco.

Es ste, un amplio camino sin asfaltar, e iluminado muy de tarde en tarde por algn punto de luz sobre viejos postes de madera.

Rpidamente, casi sin darte cuenta, se llega a Golco (eran las 7 de la maana) dejndolo a la derecha, y seguimos descendiendo, entre huertos y terrenos bien trabajados. Abundantes zonas de cultivo y numerosos rboles frutales: higueras, cerezos, granados, etc. As, hasta llegar al fondo del amplio barranco, cruzando el Ro Mecina por un puente y pasando entre una zona de abundante arboleda de chopos a la ladera de la izquierda.

Desde este punto, por el sendero bien marcado, se va cogiendo poco a poco altura y ya cuando intuyes que perders de vista las poblaciones que han quedado atrs, una vez te giras, las podrs contemplar de manera muy especial, primero Golco a la izquierda, ms lejos y en lo alto Mecina, pero ambas muy bonitas, blancas, todava durmiendo. Sobre todo, te sobrecoge pensar que quizs no vuelvas a presenciar en primera persona aquella estampa, el sentimiento de aquella ntima complicidad, el sentimiento de un momento irrepetible y nico.

Muy a mi pesar, y tras comprobar que Chema sigue avanzando arrancando descuidadamente al pasar con ambas manos, alguna que otras altas hierbas que franquean el camino, corro para ponerme a su altura sin que l lo note y en silencio continuar el sendero.

Gira el camino ms arriba a la izquierda, llegando al poco rato a una zona de olivos y frente a nosotros a la derecha, un pequeo grupo de casa bajas y un cementerio. Dedujimos que se trataba de "Montenegro", aunque no encontramos sealizacin alguna que as lo indicase (7,50 de la maana).

En este punto, se deja el sendero y nos incorporamos a un amplio y polvoriento camino que gira a la izquierda, alejndose de Montenegro (tirado en el suelo, un poste de madera lleva inscrito con buena letra Ygen).

El nuevo camino que ahora tomamos, asciende lentamente y ha sido esculpido en la falda de la montaa, dejando sta a la izquierda y los barrancos, vistas y desniveles a nuestra derecha.

Pasamos despus de un buen trecho, por una zona fuertemente erosionada de tierras rojizas. Las lluvias y las aguas de escorrenta, han dado buena cuenta del terreno, amenazando en algunos puntos la estabilidad del camino y trazando un perfil casi imposible.

Al poco, en el "Barranco de los Quiebros", un arroyo de aguas cristalinas cruza el camino saliendo inesperadamente del interior de la montaa, nos encontramos en el "Salto del Gitano". A su alrededor, una frondosa vegetacin protege del sol al viajero, insinundose como un magnfico lugar para descansar y sentarse.

Ya cuando apenas nos quedaba un kilmetro y medio pare entrar en Ygen, se unieron a nosotros dos chicas de origen marroqu que segn nos dijeron (en francs), trabajaban en una explotacin agrcola que habamos visto al pasar frente a la zona del arroyo y se dirigan al pueblo para comprar algunas provisiones.

Cuando entramos en Ygen (faltaba muy poco para las 9 de la maana), lo hicimos casi de inmediato atravesando una pequea plaza en la cual una estupenda fuente nos dio la bienvenida. Aqu nos despedimos de nuestra inesperada compaa y continuamos el camino atravesando varias de sus calles y plazas. A partir de un determinado momento, las calles se empinan de forma notable, ganando altura a cada instante. Casi llegando a la parte alta del pueblo, acertamos a pasar por la que fue la casa vivienda del famoso hispanista ingls Gerald Brenan (famoso por su estudio antropolgico y cultural "Al Sur de Granada", all por los aos veinte). Una placa en la fachada de la casa nos recuerda que la habit siete aos.

Poco ms arriba, llegamos a la carretera general y al salir nos encontramos nuevamente sin informacin de la direccin a seguir.

Se ha de coger a la derecha, pasando al lado de un piln de agua que tiene un buen cao de agua fresca y seguir carretera adelante. Tras recorrerla por espacio de unos 300 400 metros, hay que tomar una senda a la izquierda (existe sealizacin pintada en un muro de contencin de tierras) y tras un pequeo trecho, salir nuevamente a la carretera general y cruzarla (no tomar carretera abajo), bajando por el sendero que est justamente enfrente (no existe sealizacin) del que acabamos de dejar.

Al poco de tomar esta senda, unos metros ms abajo aparece la sealizacin que nos confirma de que vamos por buen camino.

Tras encontrar por el camino olivos, granados, higueras, chumberas y un largo etc., baja este sendero de forma rpida, hasta llegar a una zona donde se encuentra establecido un minsculo conglomerado de casitas de recreo, que crean un ambiente un tanto atpico. A su lado, cohabitan unas construcciones de aspecto abandonado y en semirruina, junto a ellas, lo que parecen unos manantiales de aguas ferruginosas.

Aqu la senda entronca con una carretera asfaltada que hay que seguir a la izquierda en sentido ascendente y tras caminar unos 100 metros, dejareis a vuestra derecha una pequea explanada con una casita y un camino. No caer en la tentacin de tomarlo, seguir carretera arriba y al poco encontrareis la sealizacin del GR7 pintada sobre un poste de madera del tendido elctrico que ilumina esta va.

A partir de aqu la sealizacin es abundante, con lo que ya no hay problemas para continuar sin contratiempos.

Ya casi a las puertas de Vlor (cuna en el siglo XVI, del nacimiento de Don Fernndo de Vlor y Crdoba: Abn Humeya), se ha de bajar una empinada cuesta hasta llegar al antiguo y destartalado Puente de la Tableta que ahora slo es apto para el paso de personas, aunque en su da, por su magnifico porte, debi de ser una de las mejores obras de ingeniera en piedra de todos los alrededores.

Ascendiendo nuevamente, se entra en Vlor (10,30 de la maana) y el camino nos lleva a pasar por delante de la casa que en su da fue el Ayuntamiento. Tomando la callejuela de la derecha, se sale a una amplia plaza donde se encuentra una bonita iglesia, alta, importante en su porte y de deslumbrantes y coloridos tejados. Comparte plaza, un soberbio y noble edificio, que actualmente creo es un hotel u hostal. Termina de complementar la plaza, una importante fuente de aguas abundantes y muy fras.

Para subir a la carretera general, hay que pasar por la parte izquierda de la iglesia, casi pegados a sus muros y posteriormente, girar a esa misma mano y tomar la calle arriba.

Cuando esta calle llega y entronca con la carretera, lo hace frente a un bar en el que sirven una estupenda comida, y si lo que prefers es tomaros unas caas, tambin son generosos con sus tapas. Aqu nos refugiamos Chema y yo, al fresco del aire acondicionado (rondaran en el exterior los 35 grados) y nos tomamos las claras de rigor. Por cierto, casi al lado, cruzando un bonito puente de madera que salva un pequeo tajo, en la misma carretera general, existe un diminuto establecimiento en el que se venden algunos artculos tpicos de La Alpujarra y en que dispensan para llevar, buenos quesos, embutidos y en especial vinos de varios tipos: tinto, rosado, y en particular uno dulce riqusimo, supera con creces al de misa (traje para Asturias unos litros de este vino que se vende a granel a 3,50 euros litro). Tambin tiene unos buenos jamones alpujarreos a un precio de risa, 7,5 euros el kilo (adquir uno que pes 8 kilogramos).
Bueno, aqu se acaba el relato, la verdad es que an nos quedaba un da ms de viaje, pero tuvimos que dejarlo al surgirnos un imprevisto familiar, pero nos dimos por satisfechos. Lo pasamos fenomenal. Fueron unos das de total desconexin con la rutina, el trabajo, los agobios una bocanada de aire puro, una experiencia para recordar toda la vida.


Espero que estas notas (perdonarme si en algunos momentos os he aburrido con tanta palabrera), os sirvan de ayuda para abordar con confianza esta maravillosa aventura que es caminar por La Alpujarra. Lo he hecho sin engaos, con la mejor de las intenciones y, gracias a este relato, he vuelto ha revivir el camino (escribo esto, apoyado en las notas que tom da a da durante el recorrido, pero lo hago a cierta distancia en el tiempo, transcurridos ya casi 7 meses).
Suerte a todos los que iniciis esta singladura y espero que os resulte de los ms satisfactoria, para m, tambin para Chema, estos das lo han sido y mucho.
La Alpujarra de Granada, es un maravilloso lugar para caminar, deleitarse y finalmentesoar, para despus, no olvidarla jams.


nimo a todos, no os arrepentiris.



Necesitas descargarte el Macromedia Flash Player

Tags: 6 ETAPA

Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por gargola080 el 14/06/2016

En este apartado relatar las experiencias vividas durante dos aos en La Alpujarra y cuatro ya en Sierra Morena, ruta que en la actualidad, seguimos haciendo.


Archivo

Mis Categoras

ltimos Posts

Mis Tags