Atencin

Las Alpujarras GR7 y Sierra Morena GR42

     

, 10:37

4 ETAPA (22-05) (Benecid- Almcita- Padules- Canjyar- Ohanes) Aprox. 24 Kms

Publicado por gargola080  |  0 comentarios


Cuando son el despertador eran algo ms de las 6:30 de la maana. Un fuerte haz de luz se colaba por el lateral de la contraventana, lo que me hizo pensar de inmediato que el tiempo efectivamente haba cambiado y que con toda seguridad, el da se presentara esplndido como as fue.

Nos reunimos Chema y yo en su habitacin para desayunar, ya que todo el tinglado necesario se encontraba en su aposento, microondas, leche. Cola cao, algo de bollera y un poco de fruta era lo necesario para comenzar con buen pie el da. A las 7: 15 nos pusimos en marcha con una apacible y an fresca maana y un cielo totalmente azul y limpio de nubes.

Bajamos por la carretera que nos conduca de los apartamentos Ahlam hacia el pueblo, tomando inmediatamente haca la izquierda, sin tocar Benecid y pasando por delante de una pequea capilla dedicada a las nimas Benditas. A penas un kilmetro ms adelante, llegamos a la carretera general que conduce a Almera cruzndola y viendo que al otro lado del arcn, sala un camino que bajaba y tras llegar a un cauce seco, comenzaba nuevamente a subir de forma lenta bordeando unos pequeos promontorios.

Tras consulta el plano topogrfico que llevaba Chema, decidimos tomarlo (no existe sealizacin), ya que algo nos haban dicho tambin el da anterior los monitores de la escuela de senderismo, de que el camino se tomaba al lado de una alta chimenea, y all a nuestra derecha, pegada a la carretera haba una.

La ascensin se hace fcilmente y poco a poco se va ganando altura, pudiendo ver a lo lejos al darnos la vuelta, las poblaciones que habamos dejado atrs, en primer trmino, Fondn y Benecid, ms alejado Fuente Victora y un poco ms all Lujar de Andarax, un paisaje esplndido y unas vistas fenomenales.

Al poco de coronar los suaves promontorios (no me atrevo a llamarlos montaas), pasamos al lado de unas bocaminas de plomo, tambin al lado de unas ruinas que supongo conformaron un entorno en su da habitables, sin duda para dar cobijo a los trabajadores de las diferentes explotaciones mineras que all abundan. Al fondo, al pie de las montaas, y tras atravesar una larga llanura, se asienta un cortijo que en la actualidad an parece habitado pese a recndita ubicacin e intencionado aislamiento.

Tras seguir por un buen camino salpicado cada dos por tres de pequeas explotaciones llegamos a un lugar donde se bifurca el camino, pero en el que no existe sealizacin, tomando el de la izquierda hacia unas ruinas sobre las que se enseorea una higuera (eran aproximadamente las 9: 15 horas), pegado a este lugar desciende a la derecha una senda que ms parece un desbroce de maleza y que tras recorrerlo unos 30 metros se hace mas sinuoso y difcil, pero que fijndonos bien aparece sealizado y pasa al lado de una zona de rocas que bordeamos por la izquierda, pasando junto a un tajo del terreno en cuyo fondo aparecen unas cajas de colmenas. Si seguimos por esta senda llegaremos al poco a un amplio camino de hormign, all encontraremos sealizacin, dirigindonos entonces otra vez hacia la izquierda direccin de Almcita.

Tras un breve trayecto por este camino, llegamos nuevamente a la carretera general que tomaremos a la derecha, para apenas un kilmetro ms adelante entrar en Almcita, eran las 10 de la maana.

Sin pararnos, continuamos direccin Padules, que est muy cerca de esta poblacin. Un buen camino a la sombra, entre abundante vegetacin y tierras de cultivo nos lleva hasta all, entrando poco despus a travs de una amplia calle de casitas de planta baja en torno a las 10.30. Tras recorrerla, llegamos a un entronque de carreteras que induce a confusin, hemos de tomar a la izquierda hacia el puente que cruza el barranco y nos lleva nuevamente a la carretera general y tomarla hacia la derecha, una vez all, seguir la sealizacin que existe, hasta que finalmente, una nueva indicacin a la derecha, os marcar la ruta a seguir. Esta carretera de segundo orden que tomareis se adentra paulatinamente en una frtil zona salpicada de pequeas casitas y explotaciones agrcolas, seguir siempre de frente, sin desviaros (nuevamente, no existe sealizacin), hasta que termina esta carretera al pie de un gran desnivel. A la derecha tomareis una pequea vereda al lado de un canalillo de agua y al poco iris encontrando algn que otro poste de sealizacin. Esta vereda, llega a un punto en que baja de forma muy pronunciada a la vez que lo hace el canal del agua, hasta pasar al lado de una pequea casa y entroncar con un ancho camino de negra tierra compactada. En este camino, nada ms dejar la vereda, nos sentamos a tomar un pequeo refrigerio de frutas, eran las 11:40 de la maana.

Despus de seguirlo durante un rato, poco a poco se transforma en sendero hasta llegar a una carretera asfaltada de segundo o tercer orden. Hemos de recorrerla hasta que una indicacin nos obliga a desviarnos a la izquierda, tomando una especie de caminos de cabras que lo nico que persigue es sacarnos de esta carretera y pegar un pequeo atajo, hasta entroncar nuevamente esta vez con la general un buen pedazo ms arriba.

Desde aqu, ya a las puertas de Canjyar, el recorrido es por esta carretera que nos ha de introducir en la poblacin. Cuando lo hacemos, pegados a una hermosa fuente de ricas aguas que dejamos a nuestra izquierda, son las 12:35 horas y el sol ya est pegando fuertemente.

Seguimos andando carretera adelante direccin Ohanes y antes de salir de Canjyar, nos detuvimos a tomar unas claras en el Bar Las Delicias (est en la margen derecha de la carretera), all, nos atendieron muy amablemente, e incluso nos dieron algunas indicaciones del itinerario a seguir ms tarde, para tomar el camino que pretendamos llevar hasta Ohanes.

Despus de este pequeo refrigerio, retomamos nuevamente el camino saliendo a las 13:35 de Canjyar. Tomamos carretera arriba desde el bar, desvindonos poco despus (apenas 100 metros) a la derecha, por una de las calles que pasa por delante del instituto.

Este camino asfaltado deja poco a poco atrs la poblacin, pasando por debajo de un alto viaducto por el que discurre la carretera general que salva la depresin existente separando dos de las laderas montaosas. Desde aqu, se ve arriba en lo alto nuestra final de etapa, pero an queda mucha subida que salvar.

Tras cruzar el cauce del ro a la derecha (casi a un kilmetro de distancia de Canjyar), encontramos el poste de sealizacin que nos indica que ese es el camino a tomar. Aqu comienza una empinada y constante subida que nos har ganar rpidamente altura, quedando a nuestra derecha unas espectaculares vistas del paisaje que nos rodea. En el ascenso, tuvimos ocasin de ver a escasos cien metros unas cabras montesas que desafiantes nos miraban sin ningn temor.

La pista es amplia y no da lugar a equvocos, hasta que ya a buena altura se bifurca, partiendo un tentador ramal hacia la izquierda y otro a la derecha que parece llevarnos directamente hacia la carretera general que se presiente poco ms arriba. Este ramal es el que se debe tomar, para llegar a escasos cien metros hasta las proximidades de un casa, aqu tomareis el camino de hormign que parte hacia la izquierda por debajo y paralelo al discurrir de la carretera general que va unos metros ms arriba. Nosotros en la bifurcacin mencionada, para nuestra desgracia, tomamos el camino que sala hacia la izquierda y que engaosamente pareca nos acercaba a Ohanes de forma rpida, cuando en realidad, unos trescientos metros ms adelante detrs de un recodo termina, teniendo entonces que trepar de terraza en terraza casi en vertical y con grandes dificultades por la gran cantidad de maleza existente y de este modo poder llegar a encontrar el camino hormigonado que anteriormente he mencionado y que presentamos estaba varios metros por encima de nuestras cabezas.

Una vez en el camino, el trayecto es sencillo y ya no existen dudas, Ohanes se encuentra frente a nosotros a escasos quince minutos.

Entramos en esta poblacin por su parte baja, y aunque sus calles tienen cierto desnivel, se transitan con facilidad, sobre todo si las comparamos con las de Bayrcal.

Cerca ya de las 15:30 como eran, nos pusimos manos a la obra para encontrar donde comer, otra odisea... A esas horas como de costumbre por estos lares, poco hay disponible, as que nos fuimos atravesando el pueblo casi al otro extremo, encontrando un bar llamado el Mirador de Polarda, con unas espectaculares vistas sobre el pueblo y todo su entorno, pero con una tristsima y pobre cocina (una sopa mediocre y unos psimos chipirones congelados en su tinta que no haba quien se los comiera, pese al hambre que tenamos).

Como alojamiento poco hay donde escoger, pero tuvimos la suerte de hacernos con un telfono que Chema localiz y por la mdica cantidad de 30 euros los dos, ocupamos un apartamento de dos habitaciones y un amplio saln, muy bien acondicionado, a las afueras del pueblo, al lado de una pequea urbanizacin y al pie de una especie de complejo de restauracin. Contaba con todos los servicios necesarios, bien aprovisionado de tiles de cocina, equipamiento de bao y de cama, amplio, limpio y muy digno, aunque algo fro debido sin duda al largo periodo de tiempo sin uso (seguramente nadie lo ocup desde el verano anterior).

Despus de ducharnos y dormir un poco la siesta, decidimos darnos una vuelta por el pueblo recorriendo sus calles y realizando alguna que otra foto para el recuerdo. Despus, compramos algo para cenar y para desayunar al da siguiente, tambin algo fruta para el camino. Ms tarde, nos sentamos en una coqueta y pequea plaza que se encuentra frente a la entrada de la iglesia de estilo mudejar de la Pursima Concepcin y presidida por una escultura en bronce del Obispo Diego Ventaja, hijo predilecto de esta poblacin, fallecido durante la guerra civil y realizada en los aos 50 por el escultor de la zona Juan Cristobal. Poco a poco, se nos ech la noche encima, con buena temperatura y en animada conversacin, eran casi las 11 de la noche cuando decidimos regresar al apartamento para descansar.

Maana sera otro da.


Tags: 4 ETAPA

Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por gargola080 el 14/06/2016

En este apartado relatar las experiencias vividas durante dos aos en La Alpujarra y cuatro ya en Sierra Morena, ruta que en la actualidad, seguimos haciendo.


Archivo

Mis Categoras

ltimos Posts

Mis Tags