Atencin

Las montaas como pretexto

  

, 11:48

DE MAPAS, MONTAEROS Y ESPIAS

Publicado por Snaefells  |  0 comentarios




Jean Marie Hippolyte Aymar dArlot, al que llamaremos simplemente conde de Saint-Saud (1853-1951), o mejor Saint-Saud a secas, fue uno de los ms importantes pirineistas franceses de la segunda generacin.
Por eso lleg tarde a la conquista de las cumbres ms importantes del Pirineo. Aunque an se hizo con algunas primeras como el pico Algas o el Comapedrosa. Una punta de 3003 m., en un rincn escondido en la trasera del Gourgs-Blancs que, salvo coleccionistas de tresmiles, nadie visita, lleva su nombre.
Sin embargo fue el primero en descubrir los Picos de Europa y ascendi un montn de cumbres vrgenes (Morra de Lechugales, Pea Vieja), entre ellas el techo de Picos y de toda la cordillera Cantbrica, el Torrecerredo. Muy cerca, en su cresta N.E., una afilada cumbre secundaria de 2560 m. que nadie sube, se llama risco Saint-Saud.
Todo ello con permiso de los lugareos que probablemente subieran antes pero que no descubrieron nada porque descubrir supone siempre dar a conocer.

A veces surgen relaciones inesperadas entre algunos acontecimientos. Lejanos, inconexos y desproporcionados, terminan unidos inexorablemente por la voluble causalidad (no casualidad) de manera no siempre comprensible, como la mariposa de Lorenz cuyo aleteo en Brasil hace aparecer un tornado en Texas? (Teora del caos)

Acontecimiento 1.-
En 1870, inopinadamente, la Francia del II Imperio se hundi en unas pocas semanas en la guerra que la enfrentaba a Prusia. Una derrota humillante adems porque Napolen III cay preso en Sedn y, para ms inri, el vencedor, Bismarck, proclam el II Reich alemn en el mismsimo palacio de Versalles en Pars. Francia perdi las ricas regiones de Alsacia y Lorena.
Las dos guerras mundiales hundieron sus races en esta breve contienda. El longevo Saint-Saud fue testigo de las tres.

Acontecimiento 2.-
Lejos de all, en los Pirineos, a pesar del auge que haba tomando el pirineismo y de haberse ya conquistado sus principales cimas, el conocimiento general de la cordillera era escaso, sobre todo en la vertiente sur.
Muy lejos de all, ms al oeste, los Picos de Europa sin piquismo eran completamente desconocidos. Slo los navegantes que los avistaban al acercarse al continente les haban dado ese nombre.

Acontecimiento 3.-
En pocos aos todos los Pirineos, incluidos los espaoles, as como los tres macizos de los Picos de Europa y zonas aledaas de la Cordillera haban sido recorridos, estudiados, descritos, cartografiados y dados a conocer. Y no por espaoles sino por franceses. Los que haban perdido la guerra franco-prusiana de 1870 y precisamente por ello.

La mariposa estaba en Sedn y el tornado se desencaden en los Picos.
La III Repblica surgida en 1871 achac la derrota a la deficiencia del ejrcito francs en el conocimiento del terreno, de su propio terreno, frente al alemn. En definitiva, la cartografa alemana del teatro de operaciones en Francia era muy superior a la francesa.
Hubo otros motivos que afectaban a la incapacidad de los mandos, a la impulsividad del emperador en definitiva a las personas pero, por eso mismo se obviaron. La culpa era de los mapas.
En el clima de revancha de las dcadas que se avecinaban haba que subsanar esta deficiencia y el Estado Mayor francs encarg al coronel Ferdinand Prudent la realizacin de la Carte du Dpt de Fortifications que deba incluir no solo los territorios de Francia sino tambin los trasfronterizos con todos los pases vecinos, Alemania por supuesto pero tambin Espaa. Con la dificultad de tener que recabar informacin en pases extranjeros potencialmente enemigos (haran falta espas) y la aadida en el caso del norte de Espaa de que era un territorio prcticamente desconocido y adems muy montaoso (haran falta montaeros).

Por suerte Francia era la patria del alpinismo y del pirineismo. El CAF (1874) agrupaba a los mejores montaeros y en l encontr Prudent, que tambin era socio, a los hombres que necesitaba: Schrader, Lourde-Rocheblave, Labrouche y, sobre todo, Saint-Saud, a los que proporcion instrumental cartogrfico y aleccion en su complejo manejo para la obtencin de datos. Sin demasiadas precauciones.
Desde 1877 y hasta 1890 Saint-Saud recorri la cordillera, en especial por su vertiente menos conocida, la espaola y la andorrana, proporcionando junto a otros muchos pirineistas miles de datos con los que el coronel Prudent elabor en 1882 un mapa de los Pirineos espaoles y en 1893, un mapa general de la cordillera fue muy utilizado hasta bien entrado el siglo XX especialmentre por los montaeros.
Se etiqueta desde este lado de la cordillera a Saint-Saud y a sus compaeros de ser espas al servicio de Francia. Y lo son si consideramos que sus observaciones de los Pirineos espaoles fueron inspiradas y aprovechadas por Prudent con fines militares.
Sin embargo, todos estos trabajos no deban ser desconocidos para las autoridades espaolas cuando el mismo Prudent recab informacin de los gegrafos espaoles Carlos Ibez de bero y Francisco de Coello. El mismo Saint-Saud contaba con el apoyo del gobierno de Madrid y un misterioso salvoconducto que rompa todos los recelos de las autoridades locales. Incluso se entrevist en el balneario de Panticosa con el presidente Sagasta.
Quienes colaboraron en la Hoja XIII de la Carte de France a pequea escala (1:500.000) de Prudent publicaron sus propios trabajos en mapas locales a gran escala (Monte Perdido 1:40.000, Schrader 1874) antes de que apareciera aquel, con mucho ms detalle en la toponimia, las alturas, las curvas de nivel porque su inters deportivo estaba por encima de su patriotismo. Todos tuvieron difusin en este lado de la cordillera, especialmente en Catalua donde el pirineismo despuntaba desde el CEC.
No ha habido tareas de espionaje menos secretas ni ms difundidas.

Terminado su trabajo en los Pirineos, Saint-Saud sigui colaborando con Prudent: la Hoja XIV deba incluir la costa norte de la pennsula y los "Pirineos cantbricos". Pero tambin dio satisfaccin a su curiosidad y aficin: en marzo de 1882, en un viaje a Santiago de Compostela, descubri desde el alto del Turujal en Cantabria la silueta nevada de los Picos de Europa. Desde 1890 los visitar en ocho campaas de exploracin. Ya anciano an volver una vez ms. Diez visitas, no est nada mal.
Antes de empezar su primera campaa en 1890, pas por Madrid para impartir una conferencia sobre los Pirineos en la Real Sociedad Geogrfica Espaola. Aprovech para conseguir cartas de recomendacin para las compaas mineras que operaban en Picos.
En 1891 reanud sus exploraciones.
La larga campaa de 1892, la tercera, fue la ms provechosa y la ms claramente deportiva. Acompaado de su amigo habitual Paul Labrouche y del gua de Gavarnie Franois Bernat-Salles que contaba con la primera al couloir de Gaube en el Vignemale, consiguen, entre otras numerosas cumbres, la primera a Torrecerredo. Adems del risco Saint-Saud, en la misma cresta noreste sobresale la Torre de Labrouche.
Al ao siguiente, 1893, desde el pico Albo describi el Naranjo de Bulnes como "una cima cuyo acceso parece prohibido a los hombres, como tambin lo est para los rebecos".
En 1906, tras un parntesis de trece aos, volvi en dos ocasiones, en julio y en septiembre. En esta ocasin le acompaaba como gua, entre otros, Gregorio Prez, el Cainejo, que dos aos antes ya haba guiado a don Pedro Pidal, marqus de Villaviciosa, hasta la cima del inaccesible Picu.
Volver an a rematar sus trabajos en 1907 y 1908.

Saint-Saud ni siquiera se plante subir al Naranjo, aunque el marqus argument que su ascensin pretenda evitar que los extranjeros se llevaran la gesta. Pero no hay otras montaas cuyo descubrimiento y estudio est ms ligado a un personaje: a su llegada las encontr salvajes y desconocidas y cuando volvi por ltima vez en 1924 para enserselas a sus hijas, por iniciativa de su amigo el marqus de Villaviciosa, Covadonga era ya parque nacional. En lo deportivo haba hecho las primeras ascensiones a la Morra de Lechugales, a Torrecerredo y a la Pea Santa, los techos de los tres macizos, y a un sinfn de otras cimas importantes. En lo divulgativo haba publicado su Monographie des Picos de Europa y realizado un mapa general a escala 1:100.000 y otros tres ms, uno por cada macizo, a 1:50.000. Bueno, en verdad los hizo, basndose en sus datos, croquis, fotos y dibujos, el coronel Len Maury, que ya haba tomado el relevo de Ferdinand Prudent en la direccin del servicio cartogrfico del ejrcito francs.



Comentarios sobre este Post
0 usuarios han realizado 0 comentarios
    No existen comentarios para este post
Introduce tu comentario
Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz clic aqu para identificarte
Sobre este Blog
Blog creado por Snaefells el 21/04/2015

Para quienes estn un poco cansados de tanta fotografa y resea tcnica.


Archivo

Mis Categoras

ltimos Posts


Mis Tags